lunes, enero 18

Docu-ficción sensacionalista

Quizás, si esta película fuera sobre Hugo Chávez, por ejemplo, el director británico Gabriel Range sería buscado por la justicia, acusado de terrorista, hubiesen expropiado sus tierras y los adeptos al presidente venezolano pedirían su extradición y la pena de muerte por promover falsos testimonios. Mi amigo Juan, quien me la prestó, debe estar de acuerdo conmigo.

Pero esto es cine, y del bueno. No tanto por la película, sino por el género: docu-ficción.

Death of a president (2006) es una ficción filmada como documental que relata la historia de la muerte del ex presidente George W. Bush a manos de un veterano de guerra. Más allá del tema del asesinato y de lo que haría el gobierno norteamericano si esto pasara en esta época, la película tiene que ver con las disparidades de la sociedad americana, el rechazo a las guerras antiterroristas justificadas por el imperio, el prejuicio que sufren los musulmanes después del 11 de septiembre y el manejo de la información por parte de los grandes medios de comunicación.

El 19 de octubre de 2007, luego de una reunión con empresarios en Chicago, Bush sufre un atentado y muere horas después en un hospital. Agentes del FBI, su asistente personal y los involucrados en el hecho dan sus testimonios sobre lo acontecido. Un ciudadano sirio, presuntamente vinculado con Al Qaeda, es acusado y condenado a cadena perpetua, pero la verdad no está toda dicha. El gobierno norteamericano sólo necesita un culpable.

Aunque Death of a president fue catalogada como sensacionalista y varias cadenas norteamericanas se negaron a proyectarla, obtuvo el Premio de la Crítica en el Festival Internacional de Cine de Toronto.

Como dicen los que saben: “un falso documental es un desafío” y lo que más me gustó de esta película fue que, conjugando imágenes reales con efectos especiales, logró remover mis pensamientos ideológicos. Dedico este post a mi amigo I porque sabe de buen cine y porque, seguramente, también piense lo mismo que yo. Solo me queda decir que George W. Bush, en la vida real o en la ficción, sigue siendo un desgraciado.

4 comentarios:

  1. No se si sea sensacionalista, pero es efectiva y obviamente falsa esta trama (mejor conocido como el género "mockumentary").

    Directores como Kubrick, Woody Allen, Peter Jackson, Rob Reiner y, el de moda, Sacha baron Cohen (Borat, Brüno) se han unido al esta especie de trans-género con obras "pecadoras", divertidas e híbridas. En algunos casos se nota más que en otros. En algunas obras se pretende hacer creer que todo es cierto, sin mayor pista(The Blair Witch Project, REC o Cloverfield por ejemplo). Incluso, creo que hay un docu parecido a "Death of a President" con JFK (a él efectivamente lo mataron, y este trabajo salió después de su muerte, pero con información falsa y nuevas teorías sobre los asesinos).

    De esta pelicula sobre Bush me había hablado un amigo de Maracaibo. Ce pareció de los mejores documentales-falsos que he visto. Lo más increíble es que esta película fue estrenada con Bush gobernando (pues creo que así tenía que ser).

    El material es mero trucaje de edición de footage real y tomas inventadas (muy reales), pero.... lo más increíble de todo es el manejo que le han dado a imágenes y audios que hacen creer que Bush realmente murió asesinado, y hasta vemos el discurso en el velorio!!! (si mal no recuerdo ponen a Dick Cheney a hablar estilo "memorial")!!! Cómo lo hicieron?!. Pues tiene efectos estilo el "Forrest Gump asomao" en todos lados y, supongo, alteración de audios y movimiento de labios vía digital. No se. De verdad me queda la duda... y es magnífico quedarse con la duda de como lograron ciertas cosas.

    Todo lo que dice Adriana es cierto sobre el tema de prejuicio y el terrorismo. La película es simplemente increíble. Está en mi Top 20 de 2009.

    Por cierto Adriana, acertaste... yo si creo que es imposible hacer un filme así en la Venezuela actual... Sobre "es un desgraciado", pues difiero.... creo que más bien lo llamaría "Mister Danyeeeerrr!", o "genocida borracho"... pero no así tan feo... ni que oliera a azufre...

    Este filme no es fácil de conseguir... creo que lo compré contigo en "Mondo Macabro" en esos días que fuimos a ver que tenían.

    Aun ando buscando "Forgotten Silver", un documental de Peter Jackson sobre un pionero "falso" del cine. Se habla de la historia del sonido en el cine. El documental y es tan pero tan real que luego los productores de la película tuvieron que salir luego a aclarar que era un docudrama y todo (o casi todo) era mentira. Todos se lo habían creído. Siempre hay un ingenuo(yo fui de los que me creí que la Bruja Blair los mataba a toditos!).

    ...chau! :D

    ResponderEliminar
  2. Por cierrrtooooo... se me olvidaba decir... no creas que no recuerdo que te queda por ver "Import/Export" de las 3 pelis que te presté. Se que las otras 2 pelis te encantaron y ya las blogueaste, pero estoy seguro que "Import/Export" me la vas a tirar por la cabeza con cajita y todo. Es uy sórdida... y muy austríaca.

    Ojalá me equivoque.... :D

    En fin....

    ResponderEliminar
  3. Algo curioso me ocurrió con esta película. La "agarré", cuando ya había comenzado, en uno de los canales de suscripción por cable. Por un brevísimo instante pense: ¿Finalmente lo mataron? La duda, ingenua, me enganchó hasta el final. Luego tuve la oportunidad de verla completa. Comparto la opinión de que es un documental -o falso- documental-, muy bueno. Otras preguntas se me ocurrieron: ¿Debería haber un límite ético, en la elaboración de los trabajos de ficción, cuando se trata de personajes actuales, y objetos de innegable animadversión por parte de la opinión pública mundial? Cuando se hacen estos trabajos, ¿se hace apología del delito? También me pasó por la cabeza, estimada Adriana, la misma idea de un documental de esta clase, pero sobre Hugo Chávez. ¿Cómo hubiese reaccionado el gobierno? También es cierto que un proyecto como este no hubiese sido posible con realizadores norteamericanos, tal vez, salvo Michael Moore; de hecho el documental es de un director de origen inglés,creo.
    Otra cosa: la participación de los actores es increíblemente creíble, valga el retruécano. Sus testimonios brindan, convincentemente, los argumentos necesarios para creer que lo que se nos cuenta es verdad. Eso, por supuesto, no hubiese sido posible sin un buen guión. Los boletines de prensa,los partes médicos,las expresión de los entrevistados, el discurso del "presidente Cheney" durante el funeral, nos dejan la impresión estar ante un hecho verdadero. (La forma puesta al servicio del fondo). El instante crucial del asesinato, aunque fugaz, es efectivo: Bush y un guardaespaldas caen por sendos balazos. El pánico y el caos son inevitables. Con sorprendente realismo, el director logra combinar material de archivo y trucos computarizados para mostrar al auténtico George W. Bush en el momento de su asesinato, que se atribuye, por cierto, a un ciudadano de origen árabe, que queda detenido y es declarado virtualmente culpable. Con ello, los realizadores dejan testimonio del prejuicio que sufren los musulmanes luego del 11-S; y también del rechazo a cierta cultura que permite llevar al poder a hombres como George Bush. No podría entenderse de otra manera que se finja el asesinato de un hombre, si es éste fuese querido.
    Sólo me faltaría por conocer la opinión del Bush sobre el documental de su propia muerte, si lo vio. También tengo otra curiosidad: saber cómo morirá, pero en la realidad.

    ResponderEliminar
  4. Rafael que bueno que viste esta peli, y mejor aún que te causó ciertas dudas... la última, es la mejor. Yo me he preguntado eso varias veces, y no sólo con Bush. Tendré que creer en la justicia divina!

    ResponderEliminar