jueves, enero 7

Feliz cumpleaños a mi!

Hoy es mi cumpleaños número 36, sigo soltera, gordita y estoy un poco ebria. Después de salir con mi amiga Fanny a comer y tomar algunas cervezas y pasar toda la tarde tratando de salvar el mundo con nuestras discusiones filosóficas, llego a la casa y me miro en el espejo. Me pregunto ¿y ahora?... definitivamente necesito una película que me reconcilie con el mundo y que me reivindique en él como la mujer que soy… Bridget Jones ¡obvio!

Bridget Jones’ s Diary (2001) es una película para reír, para reírse de uno mismo justamente, porque nuestra heroína lo que hace es demostrar que todas las mujeres de mi generación, por lo menos las que siguen empeñadas en encontrar al tipo ideal (como yo) tenemos que aprender a reírnos de nosotras mismas, y así poder disfrutar las aventuras que van llegando con la edad.

Si bien la historia dirigida por Sharon Maguire no es nada del otro mundo -de hecho es una película con muchas críticas- es una bandera de la feminidad. Y aunque también me parece que Renée Zellweger actúa igual en todas –a excepción de Could Mountain- es una película que puedo ver todas las veces, y todas las veces reírme y llorar de mis propias desgracias. De hecho hay varias escenas en las que me reconozco, por ejemplo, en la cena de las parejas o cuando Daniel Cleaver (Hugh Grant) descubre las pantaletas “manga larga” de Bridget.

Hoy es mi cumpleaños. Todavía alguien puede llamar e invitarme a cenar. No será Mark Darcy (Colin Firth) pero iré seguramente. Lo que no haré es ponerme unas pantaletas mata pasión, nada me asegura que me vaya tan bien como a Bridget.

¡Salud!

8 comentarios:

  1. Pocas películas serían tan perfectas como esa en un cumpleaños No. 36 (y en la primera semana del año además!). Me gustó el review.

    Yo de 7 días, llevo 7 pelis. Así que debo agradecer y reconocer la influencia de tu blog.

    Hoy vi algo que no tiene cabida ni cercanía al mundo de Jones: "Hijos de la Guerra" un potentísimo documento que por momentos pareciera que lo empuja a uno hacia la apología de delitos realmente abominables, y de hecho, a un mundo desconocido.

    Básicamente es un resumen (bastante bueno a mi parecer) de las pandillas salvadoreñas del MS 13 (Mara Salvatrucha 13), pero que ya se han extendido a lo largo y ancho de centroamérica, y se han ido incluso a los EEUU. Dicen que hay en Argentina también.

    Este documental, de poco menos de hora y media de duración, me recordó el caso de "Manda Bala" (uno de los mejores documentales que he visto en los últimos 10 años), en el sentido de las responsabilidades gubernamentales ante el origen de pandillas y, por lógica, de la violencia extrema, descontrolada -y en grandes proporciones- que estas generan. Si en "Manda Bala" el tagline asomaba aquella máxima de "Cuando el rico roba al pobre... el pobre roba al rico", en "Hijos de la Guerra" la máxima es aún más clásica: "La violencia genera más violencia". Son frases bastante simétricas.

    El documental es realmente impactante, con escenas muy, muy violentas. De verdad genera terror, casi como si este fuese comprendido como un sub-género del documental. Una situación que no tiene reset, ni retorno. Pone a pensar en que el climax pudiera ser un exterminio masivo, tal y como lo cuenta uno de sus protagonistas. Tal y como ha comenzado a suceder de forma pausada, con "exitosos" programas de rescate como el "Mano Dura" que se explica en la película. Por supuesto, se asoma la posibilidad de que alguien en particular tenga la culpa: el imperio, pero creo que cede en otros aspectos, con lo cual lo puedo considerar equilibrado y no tan panfletario.

    Es imposible evitar que "Hijos de la Guerra" la vinculemos a películas como "Ciudad de Dios", "Sicario", "Carandirú", "Tropa de Elite" o la amateur "Azotes de Barrio de Petare" (aquella peliculita callejera prohibida en Venezuela hace ya un parde años).

    No me quisiera imaginar lo que le harían a Bridget Jones si esta entrara a una penitenciaria que aloje a gente del MS 13. Para muestra un botón: solamente busquen MS 13 en las imagencitas de Google y vean a los modelos.

    Para conocer más: www.childrenofthewar.com, y si me permiten un comentario machista: "Esta película no es para hembritas!".

    Chau! :D

    ResponderEliminar
  2. La primera vez que vi esta película la escogí expresamente. Fui con una amiga a quien le sugerí el cine como una buena terapia tras un terrible desplante de su novio, con el que a pesar de todo se casó, y de quien ahora se está separando...
    (No sé si hay alguna moraleja en este relato, tampoco creo que sea mi intención, en todo caso es interesante compartir las circunstancias en las que se conocen algunas historias...)
    Salud, Adri!! Por ti, por Bridget, por todas!!!
    Y gracias por el honor de hacerme aparecer aquí.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta película, gracias por el post, pues es de mi vertiente entre romántica y las metidas de pata, que de paso es como normal que pases algunas de ellas en la vida. Te deseo lo mejor en este año nuevo que cumples... por favor las cuello tortuga elimínalas para que no te pase lo de Bridget...

    Cuando andes por estos alres, te invito a Café con ser en Espacio Galipan, nos lo merecemos...!!!

    ResponderEliminar
  4. Dos cosas me gustan de esta película: la actuación de Renée Zellweger y sus kilos “demás”, que se ven muy bien en sus rosadas mejillas. Más allá de la velada aproximación a posturas feministas que la película contiene, creo que la autora del guión (y del libro), y la directora del film, atinan al abordar situaciones comunes en hombres y mujeres, que habiendo llegado “a cierta edad” sin haberse casado, comienzan a sufrir de angustias e inquietudes, que son activadas por las presiones sociales. Aunque hay situaciones “de la vida misma”, también hay lugar para la caricatura, como el momento inconcebible en el que Bridget Jones alude, con enrededo, a los reconocidos autores Salman Rushdie y a Jeffrey Archer (que hacen de sí mismos en la película), al intentar presentar el desconocido libro Kafka´s Motorbike. La mayor identificación, creo yo, la encontramos en el retrato fiel que hace el personaje de nuestros propios desequilibrios. Hay un hecho curioso, Adriana: la novela que dio origen a la película, tuvo su arranque en una columna que publicaba Helen Fielding en el diario The Independent. Una vez a la semana, en esa columna, aparecía, bajo el seudónimo de Bridget Jones, una soltera de treinta y pico de años que se lamentaba sobre su soltería crónica. El personaje se fue convirtiendo, paulatinamente, en una suerte de contraseña entre los solteros de más de 30 años, profesionales y exitosos,¬ que con ello se reconocían y se distinguían de los casados. Además, encuentro un cierto paralelismo con Julie and Julia: “una crisis de edad, un blog, un libro, una película”; en Bridget Jones: “una crisis de edad, una columna, un libro, una película”. Aunque no es de mis films favoritos, lo disfruto, por la bien lograda “graciosa torpeza” que pone en escena Renée Zellweger. ¡Feliz cumpleaños!, Adriana, aunque un poco tarde.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta tu opinión Rafael... por el simple hecho de ser hombre. Soy la Birdget Jones que todavía no se atreve a bajar por el tubo de bomberos, la de los disparates y las equivocaciones en las presentaciones de libros, la de la soledad caricaturizada... la Julie que se desvanece cuando se le quema el asado... soy yo, la profesora nerviosa que recurre a frases "glamorosas" para llamar la atención... lo bueno de todo esto es que me reconozco y me gusta!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ya se dijo de todo así que solo me gustaría agregar que las gorditas son lo mejor del mundo! Desde que comencé a desarrollarme emocionalmente me gustaron las gorditas, así que cuando fui a ver esta en el cine la disfruté mucho.

    Y te doy ánimo a que te tires por el tubo de bomberos! Reirse de uno mismo es la solución a casi todo =)

    Un saludo grande!

    ResponderEliminar
  7. Dos cosas: Mis bajos instintos podrían hacerme ceder a la tentación de verte bajar por el tubo de bomberos, pero mi sentido del pudor me lo impide; y verte errar en una presentación de libros en donde estuvieran Salman Rushdie o Antonio López Ortega, por ejemplo, para mí es, sencillamente, impensable.

    ResponderEliminar
  8. Diste en mi punto débil: Antonio, un gran amigo... me moriría de la vergüenza si me equivoco con él... ya pasé la prueba, creo que varias veces...
    Me hiciste recordar la última vez que Adriano González León estuvo en Maracaibo y un amigo (innombrable) lo presentó como "Adriano Morán"...
    Me gustan tus comentarios "de a poco", jejeje.

    ResponderEliminar