miércoles, enero 27

La otra educación francesa

Un poema para mitad de semana… una película relajante, carente de cualquier perturbación, una delicia visual. No escatimo en halagos para Ser y tener (Être et avoir, 2002) de Nicolas Philibert.

Se trata de un documental sobre las llamadas “escuelas unitarias” o “clases únicas” en un pequeño pueblo campesino de Francia. Las clases únicas son las que reúnen a los niños del sector, de cualquier edad, y un sólo maestro los enseña y los prepara para acceder a la escuela secundaria.

Este es el caso de George López, un inmigrante español que tiene 35 años en la enseñanza, de los cuales ha pasado 20 en la pequeña escuela de Saint-Etienne sur Usson. Ahí, a lo largo de un año, López se maneja entre las necesidades, los problemas y las ocurrencias de un grupo de chicos de entre 4 y 10 años que muestran el lado más genuino de la educación primaria. La dedicación del profesor López, que solo interviene de manera directa en una entrevista, es la base del documental.

Ser y tener tiene una fotografía excelente. Contempla también la vida de los chicos fuera de su salón de clases, las familias, el trabajo rural de las laderas francesas, y el paso del tiempo. Tiene momentos geniales, llama a la reflexión y no nos deja indiferentes ante el globalizado sistema educativo actual. Recuerda un poco a la premiada Entre les murs, una ficción filmada como documental producto de las investigaciones de François Begaudeau (actor del film) sobre la educación francesa actual. Hay una diferencia abismal entre ambas películas pero vale la pena verlas y analizarlas.

Ser y tener obtuvo el César de la academia de cine francesa al mejor montaje, realizado por el propio Phiplip, el premio de la prensa extranjera acreditada en París y el Premio del Cine Europeo 2003 al mejor documental, entre otros lauros.

Hoy, más relajada, menos molesta con el mundo.

7 comentarios:

  1. 27 de enero: vi "The Road". Posiblemente una película multimetafórica. Creo que hay cierto clima de lentitud hecha adrede. Además de ser la mejor actuación de Viggo Mortensen desde "Easter Promises".. bueno, al menos a mi parecer.

    "The Road" es una película engañosa que, a pesar de estar ubicada en una atemporalidad apocalíptica muy al estilo "Mad Max", en realidad disfraza lo que a mi entender es una historia dramática más que un thriller de ciencia-ficción. Esto creo que convierte al film en intento muy arriesgado. No considero que productores y director tengan objetivos comerciales masivos con una historia así. Coquetea con el estilo independiente, por lo menos en el tema más que en la estética.

    En la película nadie sabe la hora, nadie tiene nombre, nadie sabe que fecha es, nadie sabe con exactitud qué ha pasado, ni mucho menos que pasará. Pudiera resumirse en unos cuantos minutos lo que es toda un vida usando como puente semiótico esta situación de armagedón (existencial tal vez?).

    El ambiente infinitamente desahuciante que presenta la película sofoca y genera nauseas, hasta el punto de sentir asfixia real por lo que allí pasa. Eso no me molestó, pero si me puso en alerta.

    Buenos efectos y excelente fotografía. Climax apropiado y original.

    Para verla recomiendo SER y TENER: SER cinéfilo y TENER paciencia! :D

    jejejeje que chistoso soy! no Adriana?

    ResponderEliminar
  2. Chistosísimo felix gonzalito...
    Estoy de acuerdo con Adriana, Ser y Tener es una delicia visual. Muy dulce. La sentí muy cerca porque he tenido la suerte de trabajar con chicos en esas edades. Enseñar a leer a un niño es una aventura alucinante, intrépida y que puede sacar lo mejor o lo peor de tí.
    George López me conmovió por su acertividad, paciencia y sabiduria.
    En el momento de la despedida del año escolar, recordé ese extraño sentimiento de partida sin retorno, te has involucrado, los has querido, has vivido momentos importantes, sabiendo que ellos quizás nunca los recuerden. O quizás si! y te griten en la calle "maestra!".

    ResponderEliminar
  3. Fedo, si tuviera que comparar a George López con alguien que conozco, sería con vos...
    y que conste que he conocido muchos educadores en mi vida!

    ResponderEliminar
  4. La película se inicia con un rebaño de vacas que pasta a la intemperie en una confusión de nieve y viento. Dentro de la escuela, un edificio de piedra que es golpeado por el viento, unos inusuales habitantes, -unas tortugas-, se escurren lentamente sobre el piso de un salón vacío y silencioso. Con estas escenas su realizador sitúa para nosotros el lugar en un contexto preciso y en un tiempo determinado, para plantear, quizás, el contraste entre lo inhóspito del mundo urbano, y este otro mundo, en el que comunidades pequeñas se resguardan y protejen. En ese particular universo los realizadores de la película nos muestran un modelo pedagógico de gran calidez interior. Y aunque se puede ser testigo de pequeños dramas, entre tablas de multiplicar, dictados y dibujos, la convivencia cotidiana es un deber bien atendido. Un envidiable concepto de escuela; un modelo pedagógico más humanizado que uno no puede dejar de oponer “al globalizado sistema educativo actual”. Por cierto, aunque hay una escena en la que a espaldas del maestro López se ven las pantallas de unas computadoras, extrañé que en ningún momento este aspecto fuese abordado, ni siquiera tangencialmente. Estimada Adriana, agradezco la recomendación.

    ResponderEliminar
  5. Es decir, las computadoras como parte de las herramientas de enseñanza.

    ResponderEliminar
  6. ¿Porqué el niñito del poster tiene las manos levantadas? ¿Lo están atracando?. Pensé que la película estaba rodada en Francia no en......
    ... mmm, bueno... mejor no sigo.

    Fedora, "Félix Gonzalito" era Pepeto, no?

    Feliz finde!!

    ResponderEliminar