lunes, enero 4

Las malas compañías

Hoy recordé mucho a unos amigos que –mejor- no nombraré. Ellos fueron parte importante de lo que llamo "mi despertar", no el de Shining de Kubrick, sino un despertar de la conciencia por medio del cine y la literatura. La relación que comenzó por asuntos laborales terminó en una amistad y mi admiración por ellos. Juntos hicimos lo que no todos logran: divertirnos con el trabajo.

Lo mejor de ese grupo eran los momentos de largas y repetidas discusiones y café en las que yo sólo escuchaba. Yo, era Neo ante Morpheus, y al final decidí por la píldora correcta. Fueron clases magistrales sobre el mundo desde la visión de cada uno: dos historiadores y un licenciado en letras, dos simpatizan con el gobierno y uno con la oposición, los tres narradores, poetas, esposos, padres y, obviamente, seguidores del buen cine. Los tres con esa acidez que te deja un buen sabor, a "alegría de vida", como el jugo de limón. Hoy los recordé, precisamente por esa mirada tan particular de ser que tienen mis amigos y que vi reflejada en cada escena de Si la cosa funciona (Whatever Works, 2009) la nueva comedia de Woody Allen.

El personaje de Boris, interpretado por Larry David –el guionista de Seinfeld y creador de Curb Your Enthusiasm- es el tipo amargado que no cree en la humanidad. Una serie de eventos van enfatizando su molestia con el mundo, especialmente dos intentos de suicidio fracasados. La llegada de una chica joven, y muy inocente, cambiará la monótona vida de Boris para caer nuevamente en las delicias terrenales: el amor, el sexo y la compañía.

Boris es tan insoportablemente querido como mis amigos. Dice las cosas de frente, duda de la existencia divina, no teme al escarnio público por defender sus ideas controvertidas, está conciente de que el ser humano es mediocre, incapaz y cretino: “tienen que instalar inodoros automáticos en los baños públicos porque no se puede confiar en que la gente apriete el botón”, dice en una sus discusiones.

No soy muy seguidora de Woody Allen -algunos me odiarán por esto- , pero lo poco que he visto de él me gusta, sobretodo por esa manera sarcástica de llevar la cotidianidad en sus guiones. Mis amigos tienen un poco de esas referencias tan comunes en las comedias de Allen: el uso y mal uso de los clichés, el desmitificar a Dios (“es gay, es un decorador”), las paranoias, el gusto por las jovencitas y demás achaques que traen los años. Pero en el fondo son todos unos seres adorables y, a pesar de lo catastrófico del ser humano, siempre apuestan a que la cosa funcione. Mi amigo JL lo resume en una frase: “se feliz”.

Y a propósito de malas compañías me pregunto si, además de mi gran amigo Juan Bacaro, ¿alguien más seguirá este blog?...

7 comentarios:

  1. Te envidio. Llevo años queriendo ver Tokyo Godfathers. Si te recomendaria que no dejes de tener en este blog la famosa trilogia de Chan Wook Park sobre la venganza... te la dejo de tarea =D.

    ResponderEliminar
  2. Casi me siento ofendido por la última línea.

    ResponderEliminar
  3. Hace 3 semanas leí una mini-entrevista a John Waters donde él nombraba sus 10 filmes favoritos de 2009. "Whatever Works" estaba en esa lista. No se de que pueda servir esta información; digamos que es un souvenir.

    Yo vi ayer "The Soviet Story", un documental poco creativo estética y técnicamente, de apariencia televisiva (de hecho, se ven las coletillas), pero informativamente contundente. Habría que ver si todo lo que me dijeron es cierto. Altamente recomendable en estos tiempos de enajenación política.

    En un momento se habla de la masacre de Katyn. Pensé entonces que debería ver "Katyn" hoy, pero creo que optaré por algo que me haga reir. (Nota mental: Tengo un día ocupado... me dará tiempo?... creo que no tendré tiempo ni de reir... mucho menos de ver una película).

    Ando guiñándole el ojo a "La lengua de las mariposas" (otra recomendación de mi doctora), pero creo que esa no será hoy. Necesito algo pochoclero, de esas cuyos trailers comienzan siempre con la frase: "In a time when...". :D

    Recomendaría ver "The Soviet Story" con la ñapa de "Die Welle" (LA OLA).

    ResponderEliminar
  4. Tranquila, te seguimos, aunque yo te sigo en silencio por la ignorancia sobre el tema, contigo leo y aprendo, me gusta como escribes, porque de cine conozco muy poco, mi predilección tiene dos vertientes, una por el romanticismo ese en donde despues de pasar inmensas vicisitudes, la protagonista muere cuando el tipo toma la decisión de amarla, tipo María de Jorge Isaac o Love History con Ryan O'Neil en sus mejores tiempos pues... y aquellas donde el amor triunfa sobre todas las cosas...como La Casa del Lago con Sandra Bullock mi favorita... por ahi va la cosa, y otra vertiente por el humor, ese si que lo sigo asistiendo a las casas de cine, donde me voy a reir hasta el cansancio, de alguna manera en la búsqueda de todos esos químicos que nos alegran la salud: endorfinas, oxitocita, etc... hasta llegar a las feromonas... alguna que otra de duro de matar, más que por el tema de la película, por Bruce Willis... asi que me culturizo con tus escritos sobre los otros géneros de cine, abriendo el compas de mi saber... estoy aqui...
    Sique que son 365 películas prometidas...

    ResponderEliminar
  5. Te seguimos, Adriana, no te preocupes; no obstante, que a mí, personalmente, me ha costado acompañarte, como quisiera, por diversas razones, incluida aquella de que hay algunas películas que no he visto, pero que ya he solicitado a mi proveedor de confianza. No olvides lo dicho por Julie Powell: "Pienso que por cada uno que escribe, hay cientos que sólo leen". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por sus comentarios... me siento como de película... jajaja...
    Juan... vamos a ver Avatar.. que más repochoclero que eso... Ulises Hadjis dijo en el Twitter que era lo más malo que había visto últimamente y Julieta Venegas (la misma) le contestó que es cierto pero que por Sigourney Weaver ve lo que sea! ... un souvenirs

    ResponderEliminar