martes, enero 26

Tristes guerras

Esta es la mejor película que he visto este año, sin duda alguna. Vals in Bashir (2009) es un documental de animación que rememora la época en que Ari Folman, su director, formó parte del ejército israelí en la Guerra del Líbano, en 1982, y participó de manera “indirecta” en la matanza de Sabra y Chatila, el genocidio de palestinos refugiados a las afueras de Beirut.

La crudeza de la historia se matiza con la animación. Los diálogos se presentan como entrevistas y conversaciones en las que los personajes tratan de recordar los días de la guerra. Folman, según dijo en varias entrevistas, tenía un vacío en su memoria con respecto a algunos sucesos, por lo que dedicó cuatro años de investigación, y producción, sobre los hechos que se desencadenaron después del asesinato de Bashir Gemayel, presidente electo del Líbano, y terminaron con la muerte de más 3mil palestinos civiles refugiados en los campos de Sabra y Chatila a manos de tropas falangistas y apoyados por el ejército israelí, comandando por el entonces ministro de defensa Ariel Sharon.

Algo curioso es que varios países e instituciones quisieron enjuiciar a Sharon por ser responsable directo de la masacre, pero no hubo manera de condenarlo por las leyes y tratados internacionales. 20 años después, fue nombrado Primer Ministro Israelí. Paradojas de estos movimientos políticos y sociales que no terminamos de entender.

Vals im Bashir, una terapia para Folman y una excelente opción para nosotros, fue nominada al Oscar 2009 y al Globo de Oro como mejor película extranjera. La crítica la definió como una obra doblemente valiosa, en lo artístico y en lo humano. Las técnicas de animación van subiendo de intensidad hasta mostrar una realidad infernal, que no está muy lejos de nuestros tiempos.

Recomiendo al que le interesen estos temas, y más a los que no se han interesado aún, que vean esta película, pero además busquen información sobre la masacre de Sabra y Chatila, o la de Ruanda, o la ocupación nazi, o cualquier caso de violación de derechos humanos. Hace un par de noches, hablaba con mis amigos sobre la tragedia de Haití, y uno de ellos decía “pero qué importa qué o quién provoco el terremoto? ¿Por qué no nos preguntamos qué podemos hacer para ayudar?”. Creo que estar informados es el primer paso.

Y, si me permiten, les dejo unas líneas del poeta español Miguel Hernández:

Tristes guerras, si no es amor la empresa. Tristes, tristes.
Tristes armas, si no son las palabras. Tristes, tristes.

Tristes hombres, si no mueren de amores. Tristes, tristes.

16 comentarios:

  1. Adri,supongo que las diferentes motivaciones son parte del pluralismo de un grupo: quienes investigan, quienes informan, quienes pelean...quienes ayudan.
    Personas que, aglutinadas o no por una idiosincrasia colectiva, se convocan para dar vida a una nación.
    Pero tienes una gran razón, seas la pieza que sea dentro de esos engranajes, a veces caótico, no puedes pasar la vida dándole la espalda a una realidad, bien sea por simple desinterés o por estar sumergidos en una cortina de humo.
    Gracias por la recomendación, espero que baje esta película.

    ResponderEliminar
  2. Excelente pieza de arte y crítica. La vi hace un año y no se cómo no ganó el Oscar a Película Extranjera. Supongo que la mixtura de géneros y técnicas causó algo de desconcierto. De hecho, no conozco ningún otro documental animado. ¿Y cómo puede un documental ser animado?. Pues este lo es.

    Yo también vi (martes 26 de enero) una de las mejores películas en mi largo camino de 2010. Se trata de un documental de David Guggenheim (quien ganara el Oscar por la película de Al Gore y el calentamiento global: "An Incovenient Truth").

    Resulta que el 23 de enero de 2008, David reunió a 3 genios de varias generaciones: Jack White (de The White Stripes); The Edge (de U2) y Jimmy Page (de Led Zepellin). El tema?, pues hablar de la guitarra eléctrica, contar sus experiencias anécdotas, secretos y trucos. El film: "It might get Loud".

    Hermoso documental, que no le cae nada mal a un melómano como yo. Muy recomendable y para ver a todo volumen.

    Ya hoy amanecí oyendo aquel cuarto disco Led Zepellin (de los primero que me compré en la era CD).

    Un dato de interés: el director de fotografía es latino. Un mexicano, Guillermo Navaroo, que ha trabajado con Robert Rodríguez, Tarantino y Guillermo del Toro, entre otros. Ganó el Oscar hace unos años por su trabajo en "El Laberinto del Fauno". Imaginen el resto.

    Hoy veré "The Road", con Viggo Mortensen. Una película de ambiente post-apocalíptico, con buenas críticas.

    Chau!

    ResponderEliminar
  3. Eduardo, de eso se trata justamente, de no dar la espalda. Esta peli es sobre la Guerra del Líbano, muy lejos de nosotros y hace más de 20 años, pero ¿y la guerrilla colombo-venezolana? ¿y los conflictos sociales por ideologías políticas? ¿y la delincuencia? ¿y el estudiante de 15 años que murió hace dos noches en Mérida? coño!!! no se puede dar la espalda a eso!

    ResponderEliminar
  4. Juan si sigues viendo pelis que no me prestas te voy a bloquear en este blog. He dicho!!!

    (Mentira... Juan siempre me presta las películas, tengo como cinco que no he podido ver)

    ResponderEliminar
  5. Mira, Adrianita, "The Road" la alquilé ayer. Al igual que otras 3 películas más que ya comentaré.

    Pronto te presto más si es que algún día me traes el pendrive que te he pedido. Debes ver los documentales que tengo aquí. Por ejemplo, "The Cove" cambiará tu vida. Lo se.

    Por cierto, se me olvidaba comentar el excelente soundtrack de "Vals im Bashir", de Max Ritcher.

    Este señor tiene varios discos muy buenos, instrumentales. Uno se llama "24 postcards in full color", muye bueno!. Otro se titula "The Blue Notebooks".

    A quienes les guste Yann Tiersen, Carly Comando o Christopher O´Realy, seguro les encantará Max Ritcher.

    Chau!

    ResponderEliminar
  6. Como están sacando los trapitos, aprovecho para comentar que ví "Conversaciones con mi Jardinero" gracias a la generosidad de mis amigos cinéfilos (Adri y Juan) .
    Este año, como el pasado, promete un mundo nuevo ante mis ojos.
    La disfruté con las entrañas. Reí a carcajadas y lloré privada. Hermosa película que habla de lo realmente importante de la vida, si lo recordáramos cada dia, no habría tiempo ni energía para guerras. Que palabra tan llena y vacía.

    ResponderEliminar
  7. La copia de esta película la conseguí doblada al español, de España; valga la redundante aclaratoria. Lo que pasa es que este tipo de doblaje no es de mi preferencia, pues a mí, hasta los disparos me suenan con acento. No obstante vi Vals in Bashir, y me quedo con la original reflexión que hace su realizador sobre los efectos traumáticos de los sucesos de la guerra en el Líbano en 1982; y me quedo también con su excelente realización, que mediante el uso de recursos de animación audiovisual de muchísima calidad, nos muestra una historia real que se transforma en experiencia onírica. Otra cosa: como sé que es cierto que la película retrata la vida del propio Ari Folman, y a su intervención en estos acontecimientos, podemos especular diciendo que a lo mejor la realización de la película pudo ser para él una suerte de terapia con que curar las heridas que le dejó la guerra. Ya se sabe que la mente se protege a sí misma al expulsar de la conciencia ciertos recuerdos traumáticos. Aunque no soy un seguidor de las películas animadas, me interesó mucho la gran libertad imaginativa obtenida con el uso de los recursos audiovisuales. Al final, además de un buen producto cinematográfico, nos queda la convicción de que la guerra –cualquier guerra-, es un acto terriblemente inútil y horroroso que, luego de que ocurre, quisiéramos olvidar.

    ResponderEliminar
  8. Ojalá lográramos impedirlas -las guerras-, para no tener que recordarlas ni olvidarlas.

    ResponderEliminar
  9. Si, Juan Luis Guerra... debería llamarse "Juan Luis... y su 4.40".

    O simplemente JUAN. Que palabra tan bella.

    :D

    ResponderEliminar
  10. Rafael, leí en una entrevista a Ari Folman que el documental está basado en su experiencia. Yo no creo que tuviera "baches" tan significativos, no lo se, no soy psicóloga, pero no creo. Al final la imagen donde mueve las luces que alumbran el barrio de refugiados, es clave.
    Lo que si es cierto es que siete de los nueve personajes son reales. Para dos personajes, entre ellos el que vive en Holanda y se hizo rico vendiendo falafel, no se utilizaron los nombres reales, por petición de ellos mismos, los demás conservan sus nombres originales y cuatro de ellos, sus voces originales, entre ellos Ari Folman.
    Creo que fue una buena manera de liberar culpas, como dije antes. Creo que con la animación lo supo hacer muy bien, pero no creo que duerma tranquilo todas las noches.

    ResponderEliminar
  11. Fedora, "Conversaciones con mi jardinero" es un poema de amistad. Primero cualquier papel que haga Daniel Auteuil me encanta, me parece uno de los mejores actores franceses que he visto (bueno... no he visto mucho)
    Segundo la historia está llena de vida, incluso con su desenlace. Es la vida pura.

    ResponderEliminar
  12. Cuando pasé frente al cine y vi el poster dudé un poco porque pensé que me encontraría con el mismo rollito de animación bien hecho, pero mi sorpresa fue que utilizaron un lenguaje novedoso para evitar la pérdida de eficacia que sufre ese prejuicio (peli de animación) que me hizo dudar. Pero que va, no es el peo de la invasión de Israel a el Líbano -que ya es bien sabido- sino los fotogramas esos increíbles que me dejaron loco desde el principio. Los perros corriendo y destruyendo todo a su paso, me dejó con la boca abierta. Pues sí, Adri, muy buena peli. Te recomiendo Das weisse band (La Cinta Blanca) de Michael Haneke.

    ResponderEliminar
  13. La película está hecha con técnica similar al "rotoscopio". En realidad todo (o casi todo) es previamente grabado (seguramente en video) con las personas reales. Luego es calcado, vectorizado, coloreado, etc. Frame a frame supongo. A esto le suman paisajes, explosiones, detalles, fantasías ya propias de la animación. Por eso es que el movimiento es tan real.

    En algunas página llegué a leer que era algo así como una "rotoscopia a medias". No entiendo bien a que se refieren. Creo que hay escenas que son animadas normalmente (a punta de imaginación) y otras, evidentemente, son calcadas. Pero eso no quita que donde se ve muy real sea directamente un rotoscopiado.

    El rotoscopio es viejo, lo usó Disney hace más de 50 años. Y se ha llegado a perfeccionar con películas como " A scanner darkly", que de hecho contó con un software diseñado únicamente para esa película. Si mal no recuerdo se llama ROTOSHOP; y hasta donde se no ha sido comercializado.

    "A scanner darkly" es lo más avanzado que he visto en esa técnica. Años antes de ese film, el mismo director lanzó una película ficción llamada "Waking Life", también en rotoscopio.

    También hay videoclips con esa técnica. Recuerdo ahora uno de los Beastie Boys del tema "Shardrach" hecho como con pinceladas, pero es obvio que es sobre algo grabado previamente.

    También hay un video llamado "Go with the flow" de la banda Queen of the Stone Age que, creo, es rotoscopio fusionado con otras técnicas.

    Chau!

    ResponderEliminar
  14. Sí, es verdad. También creo que es más fácil que Juan Luis Guerra se cambie el nombre. Hay mucha intolerancia por ahí.

    ResponderEliminar
  15. "los que antes morían en Vietnan, ayer lo hacían es Bosnia, hoy lo hacen en Bagdad"
    Ismael Serrano, un sabio

    ResponderEliminar