miércoles, febrero 17

De amores imposibles

Wong Kar Wai es uno de mis directores favoritos. Sus películas de amores imposibles y desencuentros son representaciones visuales de los sentimientos más profundos de mucha gente que conozco, con la que me identifico.

Con la trilogía Days of Being Wild (1991), In the mood for love (2000) y 2046 (2004), el director pone todas las cartas sobre la mesa. Mi preferida: In the mood for love (Fa yeung nin wa)

Su Li-zhen (Maggie Cheung) es la esposa de un comerciante que está todo el tiempo de viaje. Mientras que Chow Mo-wan (interpretado por el actor fetiche de Kar Wai, Tony Leung Chiu Wai) es un periodista casado también con una viajera constante. Ambos se mudan a dos habitaciones contiguas. Pronto descubren que sus parejas mantienen una relación amorosa en común, lo que los unirá más, pero –como siempre digo- el amor no es todo, hace falta un sinfín de situaciones y sentimientos para que dos personas puedan estar juntas.

La banda sonora, delicada y erótica, lleva el ritmo de la película. Es un melodrama sencillo pero manejado con una majestuosidad que solo Kar Wai puede dirigir. Se repiten escenas parecidas, varias veces, muchas veces, que van marcando el paso del tiempo. Vemos una y otra vez a Chow fumando un cigarillo en su oficina, y más de una vez a Su Li bajar y subir escaleras y caminar bajo la lluvia por esos pasillos solitarios. La vida se va entre lo cotidiano y la espera, mientras el amor se reprime.

En un texto que publiqué sobre el director japonés mencioné que: “ya habíamos visto a Chow Mo-wan en In the mood… como un hombre atrapado en un matrimonio falso y enamorado de una mujer en la misma situación. En la primera entrega de Kar Wai, comenzamos a meter las narices en su vida. Dentro de la habitación, de la oficina, a través del teléfono. Comemos tallarines cada noche con la señora Chan, mientras su esposo se regodea con su amante. Aquí los planos son cortos, al igual que en 2046, cerca de los rostros. Se enfocan en pasillos, puertas y mesas de bares”.Negrita
La traducción literal de Fa yeung nin wa es "La magnificencia de los años pasa como las flores". Una profunda reflexión, casi susurrada, sobre las relaciones personales. El yin y yang de la estética que hace que las historias de Wong Kar Wai se repitan una y otra vez, pero en cuerpos diferentes.


pd. mucho para la madrugada de un miércoles.

2 comentarios:

  1. Nunca he visto "In the Mood for Love". La he tenido 100 veces en mis manos y nunca la veo.

    ¿Será esto una señal de algo?

    ResponderEliminar
  2. Mi película de hoy (ayer) es de esas que veo por referencia. Prácticamente me gustó el argumento (y la portada del DVD me coqueteba); por eso la alquilé.

    Se trata de un drama con visos de comedia, con personajes que parecen sacados de las primeras películas de Guy Ritchie.

    “PU-239, The half life of Timofey Berezin” es un film de HBO que cuenta la odisea de, precisamente, Timofey Berezin, un ex-trabajador de una empresa nuclear rusa que ha sido expuesto a una dosis letal de radiación causada por plutonio (el “PU” del título). Lo cual se traduciría en pocas horas de vida para él (y posiblemente para quienes estén cerca, que pueden llegar a contaminarse).

    Decide entonces robar un poco de plutonio para intentar venderlo en el mercado negro de Moscú, y así, conseguir una buena suma de dinero antes de irse a la tumba, y dejarla en manos de su familia. A la vez de vengarse de la empresa que le ha dado la espalda.

    Pero la trama se torna graciosa, con algo de humor gansteril y criminales bastante incompetentes (y peligrosos) que entorpecen el asunto. Como siempre las cosas no salen tan bien, y la portada de la película no refleja los eventos sarcásticos que contiene todo el desarrollo. Fue esto también una grata sorpresa.

    Timofey Berezin está interpretado por un actor inglés que es uno de mis favoritos, Paddy Considine; el mismo de la hermosa “In America” y la espeluznante “Dead Man´s Shoes” (en la cual escribió el guión). Si no han visto algunos de estos dos títulos se los recomiendo muchísimo, es de lo mejor del cine inglés de esta última década.

    Hoy veré "Acción Mutante", la primera película de Alex de la Iglesia.

    ResponderEliminar