jueves, febrero 11

El mundo imaginario de Gilliam

The Imaginarium of Doctor Parnassus, esta dirigida por Terry Gilliam y es la última actuación del siempre bello recordado Heath Ledger.

Seguramente, la película cause más expectativa por la muerte de Ledger que ocurrió en la época de producción (enero 2008) y sobre la idea de Gilliam de “salvar” el proyecto con la inclusión de otros actores que hicieran de Tony, el personaje de Ledger, con “versiones físicas transformadas”.

Hay mucho de este tema en internet, así que no voy a repetir. Lo que más me gustó de la película es que pareciera que el guión calzara perfecto para estos cambios. Además de ese "desarreglo" oportuno en los escenarios, con objetos que parecen que se desploman, telas rasgadas por el viento, trajes sacados del baúl, y el caos y la penumbra de una Londres sospechosa.

Terry Gilliam, el mismo de The Brothers Grimm y Twelve Monkeys, nos tiene acostumbrados al divertimento y al surrealismo, me gusta ese “mareo” visual fascinante que producen algunas de sus películas, Fear and loathing in Las Vegas, por ejemplo.

En este caso, la fantasía es la protagonista. El Dr. Parnassus (Christopher Plumier) es un hombre de mil años de edad que mantiene un pacto con el diablo (interpretado por el músico Tom Waits). Con su hija (Lily Cole), un chico enamoradizo y un enano, mantiene un espectáculo circense donde las personas atraviesan un espejo hacia la imaginación. Cuando aparece Tony (Heath Ledger, Johnny Depp, Jude Law, Colin Farrell y más nadie, creo) comienza otra aventura en un mundo increíble.

El asunto es que no todos los sueños se hacen realidad, aunque –paradójicamente- el cine nos venda lo contrario.

Atraviesen el espejo... no se la pierdan cuando llegue al cine, es mejor verla en pantalla grande.

4 comentarios:

  1. Dicen que Terry Gillian volvió a la ruta con esto. Es decir, se había descarrilado mucho y provocado un divorcio con la taquilla. Me atrevo a decir que fue "12 Monkeys" lo último con lo que realmente hizo bulla.

    Yo quiero ver a Parnassus, y "Tideland". Fuera de esas dos deben faltan tal vez un par de sus primeras películas.

    Recomiendo ampliamente ver los comienzos de Gilliam en las películas de Monty Python, en donde dirigía y escribía, y no se si en ocasiones actuaba. Algunos catalogan a esta banda de creativos como los mejores comediantes de la historia. Tienen largos y muchísimos sketchs que pueden ser ubicados en Youtube.com

    Ahora vengo con mi tenebrosa película de hoy.

    ResponderEliminar
  2. Voy a seguir el consejo de la pantalla grande... Aunque con ese cuarteto no sé si pueda esperar (aunque Farell no me encante, pero algo como Orlando Bloom habría sido excesivo!)

    ResponderEliminar
  3. Este será un comentario largo.

    Vi algo que no tiene parangón con ninguna otra cosa que haya conocido antes. Probablemente la película más depresiva que haya visto, e indudablemente uno de los documentales más shockeantes. Tiene imágenes que se tatuarán en la memoria. Muy poderoso. Uno prácticamente se siente presente.

    El documental de nombre “The Bridge” (de 2006) no lo conocía. Cayó en mis manos, casi, por error.

    Entre mórbido y lo polémico, acusado de cine “snuff” y sensacionalista, el director Eric Steel decidió colocar -estratégicamente- un grupo de cámaras –durante un año- apuntando al majestuoso puente Golden Gate (San Francisco, California) para captar –a manera de visor de vigilancia- a los comunes transeúntes suicidas que eligen este puente como escenario final de sus vidas.

    El puente ha tenido más de mil suicidios desde su creación y el estreno del filme. Solo en el año del rodaje (2004) sucedieron 24. Steel en “The Bridge” logró captar 19 (que se ven en la película), sin poder evitar las muertes. Casi puede verse el alma de las personas a través del lente.

    Lo que logra el documental tiene varias perspectivas. En primera instancia muestra un evidente contraste entre la ostentación arquitectónica que representa el puente, su hermosura, adornada con la misteriosa bruma que viene y va como oleadas; y la desolación de las víctimas, la impotencia de los testigos, y finalmente la llegada de la muerte. Además, las secuelas de los fallecimientos en cada núcleo familiar y amistoso (por medio de entrevistas); las conjeturas y confesiones a posterior.

    En segunda instancia Steel pretende captar lo que dijera el alma de estas personas. “Si veía suficientes casos, sería capaz de grabar la manifestación exterior de los demonios interiores que todos llevamos dentro”, asegura en una entrevista.

    Si bien el documental no es apto para espectadores impresionables y/o conservadores, no lo considero un trabajo sensacionalista; pero tampoco una película con alguna pretensión narrativa o con mayores ambiciones artísticas. Más bien es un documento, bastante enfático y reflexivo, que no cuestiona, ni le coquetea a otros trabajos del género documental. Por muy brutal que sea el tema (y las imágenes), creo que ha sido tratado con sensatez y honestidad. Quizás con un poco de mecanicidad y, ciertamente, una debatible indiscreción; rozando así el enigma que acompaña como halo misterioso a estas personas que deciden quitarse la vida de una forma tan poco intimista como lo es lanzarse al vacío desde uno de los puentes más famosos del mundo.

    “The Bridge” no ha ganado premios, supongo que por su controversial naturaleza; pero si ha tenido buenas críticas de diversos especialistas y periodistas. El mensaje llega. Incluso hay participación de suicidas “saltadores” que lograron sobrevivir a la experiencia de auto-destrucción, y cuentan el episodio.

    Sin sentirme voyeurista, me ha dejado profundamente conmovido el material. Pero creo que luego de verlo uno quiere salir corriendo a abrazar a todo el mundo, llamar a los seres queridos y decir las cosas a tiempo.

    Con todo lo que me gustó no sabría si recomendarlo. Verlo es no olvidarlo.


    Para saber un poco más visiten: http://www.thebridge-themovie.com

    ResponderEliminar
  4. ¡Le recomendé ests peli a Adri y no fui capaz de escribir un comentario! Lo hago ahora aunque creo que hay que tener tiempo para escribir algo digno de ser leído. Sin embargo,no puedo dejar de opinar brevemente. La fotografía me encantó, los mundos surrealistas creados en cada sueño también, los actores exclentes (quedé fascinada por el papel seductor de j depp! ahhh) y los personajes me cerraron por completo.
    Pero lo más importante es que esta peli me hizo preguntarme ¿hacia dónde voy, cuáles son mis sueños? sobre todo en esa parte en la que Jud Law trata de subir las escaleras buscando el éxito. Para mí era claramente el estereotipo de persona que ha creado el capitalismo, el marketing, del "si no sos exitoso no sos nadie"... No se si encontré la respuesta de lo que quiero pero sí me di cuenta de muchas de las cosas que no deseo.
    Me gustaría tener más tiempo para seguir expresándome y sentir así que no fue una más de las tantas películas que ví... pero todo no se puede.
    Adri, gracias por este espacio!!!!!

    ResponderEliminar