domingo, febrero 28

Fábula expresionista

“Había una vez una ciudad sin voz, alguien se había llevado las voces. Pasaron muchísimos años y a nadie parecía preocuparle, el silencio”.

Estas son las palabras que acompañan unas manos que teclean una vieja máquina de escribir al compás de la música de un piano. Es una de las mejores intro que he visto. La película es La antena, del argentino Esteban Sapir. Una producción increíble procesada totalmente en blanco y negro. Fue rodada en 2004, pero la compleja post-producción terminó en diciembre del 2006, dos años después.

Se trata de una ciudad que se ha quedado si voz, existen los sonidos, pero no las voces, así que está repleta de imágenes y signos. Sólo hay una voz, una cantante que será secuestrada por el hombre más poderoso, el Hombre TV, para utilizar su voz en un plan macabro con el que pretende hipnotizar a toda la ciudad y robar también las palabras. Pero un trabajar del canal descubre todo y, junto a su familia y el hijo del Hombre TV (interpretado magistralmente por Valeria Bertuccelli) cambiarán los planes del malvado, incluso salvarán la esperanza de la ciudad, un niño que guarda un gran secreto.

Es una fábula para niños y adultos. Sapir va dejando todas las pitas, la película está llena de signos que nos dicen “esto es lo que pasará”, “vea bien esto”, “aquí está la clave, sólo disfrute este cuento mágico”. La música y los silencios van dando el ritmo del diálogo. Las palabras vuelan, entran y salen de los labios, suben y bajan, se agrandan y encogen, la fotografía es un gran comics. Expresionismo puro.

Sapir, fotógrafo y publicista, rinde un homenaje memorable al cine clásico: la ambientación en los años 40 del cine negro hollywoodense, la máquina de la voz es una réplica de la mujer-máquina de Metrópolis de Fritz Lang, la antena abandonada donde se desarrolla el desenlace es una copia de la fábrica donde Chaplin pierde el control en Tiempos Modernos

La antena es el segundo largometraje de Sapir, ganó el premio como Mejor Película del año 2007 en el 14º Titanic International Film Festival, Budapest. Está protagonizada por Valeria Bertuccelli, Alejandro Urdapilleta y Julieta Cardinali.

“Finalmente la ciudad recuperó sus voz -teclean los dedos sobre la maquina vieja- y todo quedó REPARADO”.


pd. ayer no pude postear la película del día. así que hoy, postearé dos ;)

3 comentarios:

  1. Ayer me acusaron de que yo no solo no leía ningún post de Adriana, sino que colocaba mis películas y ya, como un acto de roba-cámara, y aprovechándome de este espacio virtual sin pagar la renta.

    Ante tal vilipendio, no me queda otra que NO escribir más en este BLOG, y preparar mi venganza (a lo Kill Bill) con los directamente involucrados. No les sosprenda si ven a Adriana usando un parche en un ojo.









    Ahhhhhhh se la creyeron no?!?! :D

    ResponderEliminar
  2. Hablando en serio. Esta vez SI LEÍ EL POST COMPLETO! y no solo eso, sino que cuando llegué a la última palabra, comencé a leerlo de atrás pa` lante.

    Como generalmente hago cuando la peli que postea Adriana yo también la he visto, pues me toca comentar, a manera de tips, 3 cositas nada más:

    1) Si me tocara hacer un ciclo de proyección sobre "Cine y Tipografía", lógicamente "La Antena" pudiera ser un excelente ejemplo, junto con "Helvetica", de 2007, un documental acerca del cumpleaños de la letra más usada en el mundo.

    2) Como se que a Adriana le gusta Lenny Kravitz, y hablando de cine y tipografía, quizás debes echarle un vistazo a este genial videoclip, dirigido por el mago Keith Schofield:
    http://www.keithschofield.com/justice/
    Por favor véanlo completo!

    3) El otro largo de Sapir, "Picado Fino", está completo (en 8 partes) en YOUTUBE.com. También es en B/N, y en esa onda expresionaista. Se ve que la han transferido de VHS.

    Mi pelí de ayer sábado es también con Bertuccelli! Les comento luego!

    ResponderEliminar
  3. “Los Guantes Mágicos”, una película argentina, tragicómica, de 2003 y dirigida por Martín Rejtman.

    La primera particularidad de esta película es la actuación de Vicentico (si, el cantautor). Lo segundo que pudiera comentar es que a pesar de las deficiencias que percibí (líneas recitadas muy robóticamente, más una insuficiente dirección actoral), pues, la película me ha gustado bastante.

    Vicentico hace de un remisero llamado Alejandro. Un inexpresivo personaje (muy a lo Bill Murray en muchas de sus películas) y cuyas complicaciones personales parecen inexistentes; como si el protagónico fuese un anti-conflictivo y solo se limitara a ser visor de los conflictos de los demás. Con esto considero que Rejtman se ríe de algunas normas básicas de creación de personajes en su película. Vicentico no lo hace mal.

    Esto pareciera un ejemplo de lo que oí una vez como cine “sistémico”, sin que un personaje en particular tenga un fin determinado, al menos, no expuesto notablemente en la trama. Pero esto es especulación de mi parte. Además, si existiese alguna simbología o metáfora en esta historia, no me ha quedado del todo clara.

    Vicentico, más gordo que nunca, inocentón –más no ingenuo- y con algo de nerd en su apariencia, resulta ser fanático de su Renault 12 (Los Fabulosos Renaults 12, entonces?), un personaje más en la película. Similar a como sucedió con la camioneta LE BARON modelo 83 de “Y tu mamá también”, a la cual los Cuarón bautizaron “Betsabé”, y le inventaron un perfil biográfico, incluso, que todos los actores tuvieron que leer.

    “Los Guantes Mágicos” es de esas películas donde pasa mucho no pasando nada. Con excesos de Rivotril de por medio, escenas de insomnio, y mucho “stand-by eterno”, pudiera gustarle mucho a quienes hayan tenido etapas depresivas en algún momento de su vida.

    Pienso que pudiera agradarle también a quienes les llame la atención el cine de Lucrecia Martel, o quizás Todd Solondz. Tiene una atmósfera muy “Lost in Translation” además.

    He leído que el cine de Martín Rejtman es muy de este estilo: post-depresivo. Ahora he quedado interesado en ver otras cosas de él: “Entrenamiento elemental para actores” (estrenada el año pasado); “Silvia Prieto” (también con la participación de Vicentico como actor) y “Rapado” (creo que es su primer largo).

    Curioso: en el cine de Rejtman verán a Valeria Bertuccelli actuando junto a su esposo Vicentico. No se si recordarán que Vicentico, en el disco de LBC “La marcha del Golazo Solitario”, le dedicó una canción llamada C.J. (CE-JOTA, parodiando la forma en como él la apoda románticamente a ella, debido a lo pronunciada de sus cejas). Es uno de mis temas favoritos de toda su discografía por cierto.

    ResponderEliminar