jueves, febrero 25

Limoneros orientales

He visto varias veces esta película, básicamente, por tres razones: un director joven y atrevido: Eran Riklis; una actriz bella y convincente: Hiam Abbas; y una historia que me mueve: el conflicto Israel-Palestina. Los Limoneros (Etz Limon, 2008), es la última película de Riklis, la dirigió cuatro años después de la aclamada La novia siria.

Hace algunos meses escribí un texto sobre el cine de Riklis. Aquí reproduzco gran parte:

Con Riklis, el drama familiar, se convierte en epicentro de la nueva corriente del cine israelí que dirige una mirada crítica sobre la conducta de Israel hacia la comunidad árabe que vive en su territorio. En Los Limoneros, se atreve a meter las narices en el muro que separa Israel de Cisjordania. Se trata de una metáfora que narra la difícil convivencia entre vecinos separados por una siembra de limones que representa las relaciones políticas entre ambos territorios.

Salma Zidane (Hiam Abbass) es una viuda que vive sólo para sus plantas de limones. El viejo sembradío que heredó de su padre es el sustento y único quehacer de su solitaria vida. Un día, su nuevo vecino, el ministro de defensa israelí, se siente amenazado por el limonero y decide cortarlo. Decisión que Salma no acepta y lleva hasta sus últimas consecuencias. La historia de esta mujer solitaria se yuxtapone con la vida de la esposa del ministro, ambas están llenas de soledad y miedo, encerradas en sus búnkeres culturales. Son dos mujeres separadas por una muralla pero que se reflejan una a la otra desde diferentes realidades sociales.

Los limoneros recibió el Premio del Público en el Festival de Berlín 2008. En una entrevista, luego del estreno, el director dijo: “ambos lados han hecho cosas deplorables, nada es blanco o negro, la historia de unos limoneros que se convierten en una amenaza a la seguridad nacional (…) me pareció el marco perfecto para lo que quería contar”.

Pero el cine de Riklis no sería igual sin la presencia de Hiam Abbass, una actriz de teatro palestina residenciada en París que se dio a conocer en la gran pantalla en el año 2005 con Paradise Now (Hany Abu-Assad) y Múnich (Steven Spielberg), y más recientemente la vimos compartiendo escena con Richard Jenkins en The visitor (Thomas McCarthy)

Su mirada complaciente y sumisa y su disimulada sonrisa conforman una buena combinación para la caracterización de los personajes que interpreta. A pesar de algunos papeles alejados del argumento político, por ejemplo en Conversaciones con mi jardinero (Jean Becker, 2007), donde interpreta a la mujer, una esposa dulce y abnegada; los medios internacionales la han llamado “la cara del conflicto”.

Y es que Hiam Abbass, trata de enarbolar la bandera de paz para el Medio Oriente por una vía más amable: el cine. A tal punto de trabajar con Riklis, el único director israelí que la ha dirigido. Sobre este tema, ha dicho a la prensa: "Desde las películas hago mi parte, pero todo el mundo tiene que hacer la suya".

1 comentario:

  1. 1) Mañana opino(*) sobre lo que vi hoy: "IN THE LOOP", uno de los mejores guiones del año!

    * = léase, solo opinaré si me da tiempo.



    2) Para el finde tengo un grupo de películas locales(*)que prometen!

    * = léase, pelis made in Argentina.



    3) Con esta película que vió Adriana hoy me dieron ganas de llevarme un Chinotto(*) a la arepada!

    * = bébase, como un Sprite y/o 7 Up.

    ResponderEliminar