viernes, febrero 19

Por el aprecio que te tengo

Los mejores momentos divertidos de esta película son todos en los que el Maggiore repite la frase “por el aprecio que te tengo” cuando intenta dar órdenes a un pelotón torpe y cargado de buenas intenciones.

Le rose del deserto (2006) es la última película dirigida por Mario Monicelli, quien la filmó a los 91 años de edad, con la finalidad de refrescar la olvidad comedia italiana. Monicelli fue parte del grupo de directores italianos que fundaron la commedia en los años 40.

Esta es la historia de un batallón sanitario de la armada italiana que es enviado al desierto de Sorman en Libia durante la campaña Africana en 1940. El batallón se ocupa más de ayudar a los lugareños que de participar en la guerra. Son un grupo de bonachones que ayudados por un sacerdote revolucionario –parecido al Padre Antonio de Rubén Blades- comparten sus alegrías y tristezas en una tierra desconocida.

Mientras tanto, el Maggiore Stefano Strucchi (Alessandro Haber) pasa sus días y noches escribiendo cartas a su esposa. Otros soldados, también sueñan con amores dejados o por conocer. Amores que pasarán el límite entre la vida y la muerte.

Una buena mezcla de personajes caricaturizados, casi ridículos, que se descubren en el desierto libio. Las inclemencias de la guerra pasan a un segundo plano ante los sentimientos humanos. En historias bélicas, es agradable ver la otra cara de la moneda.

Una película divertida para pasar la tarde de un viernes -fastidiosamente- lluvioso, por el aprecio que te tengo.

1 comentario:

  1. Hoy: "Celda 211" un film español que quería ver desde 2009, y que el pasado domingo fue el multipremiado en los GOYA 2010. Entre otros galardones, el de Mejor película del Año (le ganó a "El Secreto de sus Ojos"), y el de Mejor Actor.

    Luis Tosar (él me da miedo, de verdad), en una de las mejores actuaciones de su vida, hace de "MALAMADRE", el líder entre los presos y generador una rebelión masiva dentro de una cárcel. A esta situación se le suma un funcionario que, por error, ha caído cautivo en medio del caos y que debe permanecer con "camuflaje de reo" durante todo el suceso; pasando de ser un tipo lleno de ecuanimidad a convertirse en un salvaje antisocial más.

    Este disfraz bajo presión, una embarazada, prácticas poco éticas y 3 etarras prisioneros serán además ingredientes de un intenso segundo acto-molotov que complica en extremo el asunto.

    La celda 211 es donde comienza esta ingeniosa trama que por momentos me parece que tiene aspectos poco creíbles, pero no por eso deja de ser una historia explosiva, brillante y muy entretenida. Un guión bien pensado, y un intro suicida, muy explícito, con el que más de uno se tapará los ojos.

    Daniel Monzón, su director, tenía solo 3 filmes antes de hacer esta joya que se llevó 8 Goya. A mi parecer una de las mejores películas españolas que he visto en muchos años. Junto con la francesa "Un prophète" la mejor película sobre prisioneros de 2009-2010.

    "Celda 211" entra en mi Top de 2010 de momentos.


    Curioso: el hermano de Javier Bardem actúa en la película haciendo de colombiano. Buen personaje.

    ResponderEliminar