lunes, marzo 29

Camellos en el desierto

“Entonces, ahora les contaré la leyenda del camello. Hace muchos años Dios le dio cuernos al camello, en recompensa a la bondad de su corazón, pero un día vino un ciervo pícaro que le prestara sus cuernos. Quería adornarse para una celebración en el oeste. El camello confió en el ciervo y le dio sus cuernos, pero el ciervo nunca se los devolvió. Desde entonces los camellos miran el horizonte esperando el regreso del ciervo”.

Como un cuento de niños comienza La historia del camello que llora, un documental dramático sobre una familia de nómadas que anda por los desiertos de Mongolia y su relación con los camellos.


Esta familia –muy numerosa, por cierto- vive entre la desolación y la belleza del desierto. Sus vidas monótonas se ven interrumpidas de vez en cuando por alguna visita, el descubrimiento de la radio y la televisión (con lo que los directores enfatizan la pérdida de tradiciones por nuevos modos de “unir” a la familia), algún huracán o el parto de los animales. La crisis llega cuando una de las camellas no acepta a su recién nacido después de un parto doloroso, así que la familia tendrá que alimentar a la pequeña cría recurriendo a rituales antiguos.


Este documental del año 2003, está dirigido por
Luigi Falorni y Byambasuren Davaa, con un afán de conservar la belleza de la cotidianidad sin que se vea afectada por la cámara intrusa. No había visto tanta tierra seca desde Tulpan (película que referí en este blog el mes pasado) y nuevamente, igual que en Tulpan, los niños son el alma de la historia. Hermosos, pintorescos y felices, en un desierto que parece comérselos.

Y los camellos, siempre ahí, mirando al horizonte y llorando. Siempre queriendo decir algo.

p.d. ¿Quién sería el ciervo que se llevó mis cuernos?

5 comentarios:

  1. Esta película es hermosa! si mal no recuerdo la compré en DVD hace como 5 años, en el Festival Nacional de Cine (de Vzla.).

    Yo vi dos películas este lunes (no se como me dio tiempo):

    "Severance" (2006), de Christopher Smith, el mismo director de "Triangle", que postié hace unos días aquí. Una mezcla, ya probada, entre horror y comedia, practicamente en dosis iguales.

    Un grupo de trabajadores de una multinacional -que fabrica armas-, viaja a un bosque de Hungría para hacer un ejercicio de equipo durante un fin de semana. En el encuentro, unos mercenarios europeos minan de trampas el lugar para cazarlos y torturarlos.

    Si bien hay momentos de gracia, tiene muy buenas críticas y ha ha ganado algunos galardones en festivales de fantasía, creo que es una película fácilmente desechable. Pienso que hay algo de genuino y engañosos intentos de parecer que la trama esta conformada por una serie de clichés (típicos en una historia de horror), cuando en realidad no es así. Posiblemente eso sea lo mejor.

    En algunos comentarios que he leído en la web, comparan este filme con "Shaun of the Dead" (una de las películas favoritas de Tarantino en la última década). Supongo que la comparación viene porque ambas son películas inglesas que licuan terror y humor dentro de tramas excesivamente simples.

    Ya comento sobre la otra peli.

    ResponderEliminar
  2. Años queriendo ver “This is Spinal Tap”. Una película subestimada, al parecer, en su época; pero creciente en popularidad con el pasar de los años. De esas re-bautizadas al rato con el “film de culto”.

    Spinal Tap es una completa parodia. En realidad el nombre se escribe con una imposible diéresis sobre la “N”. La razón implica explicar el “UMLAUT del heavy metal” que muy bien definido lo tiene la Wikipedia:
    http://tinyurl.com/yebya3v

    Esta banda de rock pesado en realidad no existe, pero finalmente, inspirados por la película de documental falso que los hizo famosos en 1984, decidieron grabar unos cuantos álbunes (creo que incluso en 2009 sacaron uno nuevo). Y tuvieron mucho éxito..!

    Este filme fue seleccionado por el American Film Institute (AFI), en el año 2000, entre las mejores 100 comedias de la historia. De hecho, está entre las 30 primeras.

    Se trata de un documental que registra un director de cortos publicitarios, interpretado por Rob Reiner (quien realmente dirige la película y a su vez hace este rol). No obstante, el documental que vemos es de mentira, pues la banda no solo es ficticia (te hacen creer que existe), sino que está conformada por una serie de personajes cuyas cualidades y talentos son una mera burla a los tradicionales arquetipos del rock, pero ilustrados esta vez con exageraciones de caricatura.

    Por ello vemos toda una estampida de hechos jocosos que van desde canciones con alusiones al sexo en letras con metáforas vergonzosas, hasta las vacías e incongruentes respuestas de los integrantes ante las preguntas de contenido más filosófico que les hace el entrevistador. A esto le sumamos una alegoría directa a Yoko Ono (y la destrucción de Los Beatles), y la ceguedad de la banda que no termina de darse cuenta que sus seguidores son realmente pocos. La verdad creo que no se dan cuenta de nada, es uno como espectador quien lo hace. Allí radica el núcleo de todo el humor.

    En realidad es una de las más ingeniosas comedias que he visto. Los diálogos son geniales. Creo que lanzarla en 1984 fue algo realmente adelantado al momento. Hoy en día ver algo así no debería suponer novedad (salvo los híbridos de género, crítica y extremos grotescos que logra Sacha Baron Cohen).

    El guitarrista del grupo es Christopher Guest, quien hace el personaje de Nigel Tufnel. Es también uno de los varios guionistas que tiene “This is Spinal Tap”.

    Guest ha hecho el mismo intento de humor hace no muchos años atrás. Dos de sus documentales falsos de mayor fama son “Best in Show” (2000), acerca de un grupo de personas que aguardan presentar a sus mascotas en un concurso nacional canino; luego hizo (en 2003) “A Mighty Wind” una hermosa película, similar al concepto de Spinal Tap, pero esta vez reuniendo a una banda folk sesentosa (The Folksmen, también ficticia) que preparan un concierto homenaje para uno de sus mentores, quien ha fallecido recientemente. Parte de los integrantes de The Folksmen y de Spinal Tap son los mismos actores, tocando los mismos instrumentos.

    Tanto “Best in Show” como “A Mighty Wind” se abarrotaron de premios, demostrando que las ideas humorísticas y concepto de “This is Spinal Tap” era en realidad algo un tanto visionario, sin temor a exagerar.

    Aquel cover “Amateur” que hizo Molotov hace unos años atrás, sería una excelente canción que recogería de forma muy fiel el espíritu ingenuo de Spinal Tap y su intento de parecer algo intenso o “profundo” en el rock glam.

    ResponderEliminar
  3. Adriana!, releyendo tu post me di cuenta de que es bastante peligroso lo que dices en la P.D.

    No es tanto porque afirmes que alguna vez tuviste cuernos y algún ciervo se los llevó, sino porque garantizas firmemente que existen ciervos con esa funcionalidad, con lo cual pudieras crear una colosal desbandada de cientos de miles consumidores ansiosos por comprar su "Ciervo borra-cuernos".

    Algo así como un Liquid Paper pero para los cachos!

    :D


    P.D.1: para aquellos que no saben lo que es el Liquid Paper -> www.liquidpaper.com

    P.D.2: para lo que no saben lo que son los cuernos, alguien que se los puede explicar:
    http://tinyurl.com/dfc3jc

    ResponderEliminar
  4. Juan, sería genial que existieran ciervos-borra-cuernos... creo que muchos serían felices.
    Alguien se llevó mis cuernos, es cierto, no sé si para bien o para mal... todos, en algun momento de la vida, pasamos por eso... créeme!

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo, bellísima película, insisto en la percepción de la sensibilidad emocional en los animales, y la sanación no sólo de ellos a través de la música y de la vibración armónica.

    ResponderEliminar