sábado, marzo 20

El profeta francés

Dos horas y media bien dirigidas. Una película que no aburre en ningún momento. Complicada, con conflictos enredados, valores y pasiones mal puestas y un guión impecable. Un prophète (2009), dirigida por Jacques Audiard, es excelente.

Malik El Djabena (Tahar Rahim) es un árabe francés condenado a seis años de prisión. Habla poco pero observa mucho. Tendrá que hacer lo que nunca pensó para vivir protegido por la mafia del lugar, liderada por el viejo italiano Luciani (el veterano Niels Arestrup, quien también actuó en La escafandra y la mariposa) Poco a poco irá ganándose la confianza y el respeto de los que tienen el poder, adentro y afuera, hasta lograr sobrevivir a la condena.

El personaje de Malik es sorpresivo y acertado, cambia en toda la trama. Del joven de 19 años que no sabe leer ni escribir, pasa a ser el matón respetado que negociará por su cuenta con corsos, musulmanes, los reos y la justicia.

Algunos personajes del cine francés, como Malik El Djabena, tienen una marcada influencia del Antoine Doinel de Truffaut, tanto por la intempestiva revelación del niño malquerido, como por las circunstancias de la vida de un hombre que se debate entre el amor y el mundo perverso en el que se desenvuelve. Malik no deja de tener esa dulzura de Antoine, la esperanza puesta en una vida mejor, a pesar de todo. Al final de El profeta lo vemos.

Mi amigo del video club y yo estamos de acuerdo en esto: Un prophète es la mejor de las nominadas al Oscar por mejor película extranjera. Él no lo puede decir, primero porque es argentino, segundo porque estaba en ese momento rodeado de más argentinos. Yo sí puedo, primero porque soy maracucha y segundo porque no creo que me nieguen la residencia permanente por ese comentario ¿o sí?

4 comentarios:

  1. No tengo nada en contra de Juan José Campanella, ni en contra de Ricardo Darín y mucho menos de los Argentinos, pero que no le hayan dado el Oscar a Un Profeta e parece una burrada de dimensiones petronas. La Cinta Blanca me pareció muy buena hasta que vi esta. Nunca llegué a sentirme identificado con Malik, pero sí con ese rollo de buscarse la vida en medio de lo desconocido. Brutal la actuación de este tío, que además es súper guapo, las secuencias magnificas y esa narrativa particular de Audiar donde la intriga es el plato fuerte. Que bueno que la viste amiga. un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Cheché... me gustó El secreto de sus ojos -la vi dos veces- pero me pareció superior La cinta blanca, y ahora que vi El Profeta, me gustó más...
    es una película excelente, imprevisible, y tienes razón con Malik, es muy guapo, de esos "temerarios" que nos enloquecen.

    ResponderEliminar
  3. No estamos en la mejor etapa dle cine argentino, pero directores como Campanella, ganador del Oscar dos veces, son orgullo de este pais
    Aguante Campanella

    ResponderEliminar
  4. Al amigo anónimo, Campenalla no ganó el Oscar dos veces, fue nominado dos veces. Ganó este año.

    Argentina es quien ha ganado dos veces el Oscar.

    Sobre "Un prophète" creo que es superior al intento de novedad de Haneke (quizás hasta más intrigante), pero su punto débil es el entramado gansteril ya visto en otras cintas. Digamos que es, una vez más, la historia de ambición y poder, en donde el aprendiz consigue ser maestro (y me disculpan el spoiler). Un tema ya visto muchas veces, con contextos diversos, desde mafias de toda índole, hasta situaciones similares con banqueros o empresarios, pandillas en favelas o hasta la fauna sórdida que conforman burdeles o prisiones.

    Sin embargo, la película es increíbe. Hay dos escenas en particular que son demasiado impactantes; de esas que uno no puede borrar de la mente. Supongo que -quienes ya la vieron- imaginan cuáles son.

    El actor es brillante además.

    Todos podemos estar de acuerdo (tal y como lo dijo Almodovar en la alfombra roja) que lo mejor de este malogrado Oscar estaba en el rubro extrajero.

    No digo más!! :D

    ResponderEliminar