jueves, marzo 4

Kawamoto fascinante

No había visto antes ninguna animación de Kihachiro Kawamoto. No tiene nada que ver con el anime contemporáneo. Se trata del stop-motion más tradicional. Poesía pura.

El cine de animación realizado en stop-motion -animación de muñecos o marionetas fotograma a fotograma- no es tan fácil, especialmente porque debe costar imprimirle la fuerza expresiva del director. Kihachiro Kawamoto, nacido en Tokio en 1925, ha trabajado durante más de 40 años en series infantiles, cortometrajes y anuncios publicitarios, y es uno de los más importantes hacedores de esta técnica.

En esta edición en DVD, The exquisite short films of Kihachiro Kawamoto, se recogen siete de sus cortos más aclamados. Los relatos están basados en viejas historias de teatro tradicional de Japón.

  • The breaking of branches is forbidden (La ruptura de las ramas está prohibida, 1968) Un jardinero debe cuidar los árboles. Se burla de los demás, hasta que alguien logra burlarse de él. Personajes-marionetas muy divertidos.
  • An anthropo-cynical farce (Un cínico antropo-farso, 1970) Está hecho con dibujos en blanco y negro. Un hombre interrumpe una carrera de perros para encontrar la miseria humana. Tiene mucha tensión dramática.
  • The demon (El demonio, 1972) Dos hermanos asesinos descubren una noche de caza que el demonio está más cerca de lo que creen. El personaje-marioneta de la madre es el más poderoso.
  • The trip (El viaje, 1973) Animación pura y surrealista. Aparecen obras de Dalí y Miguel Ángel, imágenes religiosas y el mito de convertirse en sal. Simplemente alucinante.
  • A poet´s life (La vida del poeta, 1974) El personaje de la madre es recurrente. Como el ser que protege, el alma sagrada de la casa. Está hecho en dibujo que simula carboncillo. Casi 20 minutos en sepia encantador.
  • Dojoji temple (Templo Dojoji, 1976) El demonio asecha. Las tradiciones tienen un arraigo en las marionetas que se vuelve evidente en esta historia.
  • House of flames (Casa en llamas, 1979) Una voz en off narra la historia en la que Kawamoto hace su mayor aporte a la observación de los elementos del encuadre, a la iluminación artificial y el ritmo de los personajes, por eso es uno de sus cortos más reconocidos.

Siete historias en las que abundan los samuráis, los demonios y los árboles de durazno. Una excelente mezcla de arte, fotografía y música digna de admiración. Recomendada para grandes y chicos. En Youtube se puede ver otro de los cortos más famosos de Kawamoto, que no está incluido en el DVD: Sin briar rose or the sleeping beauty, una particular visión de la Bella Durmiente. Es fascinante (está en dos partes)

Kawamoto me recordó mucho a Akira Kurosawa, especialmente su película Trono de sangre, y me di cuenta que en 65 post que he escrito hasta hoy, no he mencionado que Kurosawa es mi director favorito de todos los tiempos. Ups!

1 comentario:

  1. Ey Adriana! Y tu porque no me has prestado eso?!?! Quiero verlo ya!

    Yo hoy no haré review extenso. Vi otro documental. Otro biopic de una leyenda, pero "viviente" en este caso.

    Se trata de "Porn Star: The Legend of Ron Jeremy"; una película de 2001, de.... bueno, imagino que ya saben de quien se trata (y de que se trata!).

    Un documental de 80 minutos, y 24 centímetros. Decir mucho más sería convertir este blog en lectura erótica.

    Supongo que P.T. Anderson debió ver algunas cosas de este señor antes de filmar "Boogie Nights", pues Ron Jeremy es de los pocos productores de cintas XXX que sobrevivió con éxito a la transición celuloide - video. En cierto momento (70s - 80s) el cine porno pasó de ser realmente "filmado", a ser grabado en video. La famosa joya de Anderson, de 1997, dedica parte de la trama a esta época de conversión del formato.

    Ron Jeremy cuenta, y cuenta muchas cosas. También quienes lo conocen y trabajaron con él hablan más de la cuenta en el documental.

    "(Ron)Jeremy spoken in class today", como diría la canción.

    ResponderEliminar