miércoles, marzo 31

Matando fantasmas

Hierro 3 (Bin-jip, 2004) es una de las mejores películas de Kim Ki-duk. Soy fanática del director coreano pero no había tenido la oportunidad de verla. Los primeros 20 minutos son fascinantes, ya resumen lo que veremos después: una historia fantástica en la que no conseguimos saber qué es la realidad y qué la fantasía.

Dos personas viven una aventura de amor fantástica. Él vive usurpando casas, invadiéndolas temporalmente. Más tarde, ella se le une. Ambos son como fantasmas que deambulan por la ciudad. Ella regresa a la realidad, a su vida. Él logra convertirse en el ser etéreo que siempre estará cerca.

Puede ser una historia difícil de dirigir, bien porque caiga en momentos melosamente imperfectos, o por algunas obviedades que se escapan de lo espectral. Creo que el juego está ahí, en no saber si lo que vemos puede ser real o no.

La banda sonora, compuesta por una sola canción (entonces quizás no sea “banda”) es hermosa y envolvente, al igual que la fotografía, tan delicada como en Primavera, verano, otoño, invierno y primavera.

Me gustan los amores retorcidos y hermosos de Kim Ki-duk y la manera como se apropia del tema de género, especialmente cuando lo hace con mujeres maltratadas física y espiritualmente que encuentran su redención fuera de lo cotidiano (Este tema lo retomará después en Aliento, 2007)

Al final, una reflexión de Kim Ki-duk, quien también escribió el guión: “Es difícil saber si el mundo en que vivimos es sueño o es realidad”. Una tarde de un martes cualquiera puede generar la duda, sólo queda disfrutar del sueño.

6 comentarios:

  1. Esa película es excelente.

    Yo la ví en una actitud contemplativa, solo disfrutando de las imágenes delicadas y hermosas, y de las sorpresas que ofrece el guión como la niña muerta por la pelota de golf o el desgarrador grito de la chica a través del teléfono.
    Más impresionante es que solo eso le escuché salir de su boca en la hora y media de película.

    ResponderEliminar
  2. Fedo! que bueno verte por aquí...
    Recuerda que la final habla, se le escucha la voz por primera vez, cuando parece que se "reconcilia" con su monotonía, pero es que realmente encontró una razón para la felicidad...
    yo también, solo hablo cuando soy feliz!

    ResponderEliminar
  3. Jaja! es cierto! la vi hace rato, no recordaba.

    Por aqui estoy tambien tratando de ponerme al dia, es dificil con ustedes dos! son unas máquinas.
    Una pregunta? como se llama la película de donde sacaste el banner superior del chico? estoy buscando entre tus post pero no la consigo. La ví hace rato tambien.

    ResponderEliminar
  4. jajaja... esa no la he posteado todavía, la veré en un momento especial, porque es una película muy especial para mí.
    Los 400 golpes, de Truffaut, el niño-personaje se llama Antoine Doneil.
    A ella se debe el nombre de este blog, a ella, le debo el haber entendido varios años de mi vida.
    Besitos Fedo, sigue poniéndote al día!

    ResponderEliminar
  5. No es por nada Adri, pero si pones "fantasma" en el título de tu post, no es como contar el gran asunto de la trama?. Después dices que yo cuento los finales!!!

    Esta peli la vi gracias a Fedora que me la recomendó. Tiene buenos trucos para entrar a robar las casas (la película, no Fedora... mmm, bueno no se...).

    :D

    Te queremoooossss...!


    P.D: si vi peli ayer y hoy posiblemente vaya al cine. Así que estoy bastante al día.

    ResponderEliminar
  6. Wao!
    Esperaremos ese post...

    Tambien los quiero!

    ResponderEliminar