domingo, marzo 7

Ni tan santa

Un grupo de niñas busca su vocación. Se preguntan qué es lo que Dios ha preparado para sus vidas, sin entender ni siquiera la diferencia entre una “buena” o “mala” acción. Una de ellas es Amalia (María Alché) una dulce adolescente que vive en un hotel con su madre Helena (Mercedes Morán) una sensual ex nadadora profesional y divorciada que se dedica a ayudar a su hermano Freddy en la gerencia del negocio familiar. El Dr. Jano (Carlos Belloso) es un médico importante que llegó a la ciudad para participar en un congreso de otorrinolaringología.

En medio de una concentración de gente en la calle un hombre se acerca a Amalia y la “toquetea”. Helena, Amalia y el Dr. Jano se cruzan en el hotel, se buscan, se encuentran, se seducen en un juego de tensiones, pudores, deseos reprimidos y angustia. Alguien deberá redimir los pecados, quizás lo haga la niña santa.

Así va la historia de La niña santa (2004), el segundo largometraje de la argentina Lucrecia Martel, que cuenta con el respaldo de El deseo la productora de Pedro y Agustín Almodóvar. Después de su aclamada La ciénaga (2000), la directora desarrolla nuevamente una historia en una ciudad de provincia con una pesada herencia católica.

Con un manejo de cámara que seduce y las actuaciones destacadas de Mercedes Morán y María Alché (la misma Helenita del unitario Trátame bien), Martel pone en evidencia la inocencia y lo prohibido, siempre bajo la tutela de lo sagrado, la Iglesia, observando y escondiendo sus propias miserias.

Es una película interesante, sin muchas pretensiones, más que mostrar una cultura muy arraigada en las ciudades de la provincia argentina, llena de mitos y creencias. “Tengo formación católica, pero a esta altura debo decir que no sé si Dios ha muerto pero por lo menos se ha retirado”, dijo la directora y guionista en una entrevista a propósito del estreno de La ciénaga.

Lucrecia Martel sabe qué y cómo mostrar en el cine.
Yo... algunas tardes me convierto en una niña santa.

2 comentarios:

  1. "el mundo era monstruosamente bello. Fue entonces cuando conocí al Dr. Jano"

    ResponderEliminar
  2. Ni tan bueno!

    Yo vi el documental de 1997 "The Big One", producido por la BBC, del aclamado y busca-pleito Michael Moore.

    Este sea posiblemente el más egocéntrico, panfletario y menos calificado trabajo de Moore. Pese a las joyas que ha entregado en su carrera.

    A raíz del lanzamiento de su último libro "Downsize This!", Moore emprende una "intuitiva" gira promocional por diferentes rincones de EEUU. Durante esta odisea, en cada ciudad, improvisa entrevistas a políticos, y visita corporaciones que recientemente han dejado desempleados a miles de ciudadanos(según su óptica, con métodos increíblemente injustos). En este trayecto su libro se convierte en best-seller.

    Como siempre, este documental es ingenioso y gracioso, pero algo confuso. Además carece de los montajes burlescos y las infografías multimedia con las que Moore suele redecorar sus explicaciones. Para rematar, a cada rato cuela imágenes de sus monólogos críticos -estilo stand up comedy-, y gana los aplausos de muchos en cada ciudad que pisa. Esto, la verdad, me decepcionó.

    Aun me faltan por ver un par de sus largometrajes. Es curioso apreciar algo de antaño de Michael Moore y ver como repite fórmulas y trucos.

    Pese a todo, siempre es grato ver como con una simple cámara y un micrófono se puede molestar tanto a una corporación tan monstruosa y retar cara a cara al establishment.

    También vi "Crazy Heart"!. Ganará al gún Oscar hoy?

    Chau!!!

    ResponderEliminar