martes, marzo 2

Otra caricatura francesa

Me quedé embelesada con la caricatura francesa. Aquí otra de mis preferidas: Persépolis dirigida por Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud.

La historia, basada en la vida de Satrapi, narra las peripecias de una chica que vive de sus ilusiones en medio de la guerra de Irán, desde la caída del Sha Rezah Pahlavi hasta la actualidad. Es divertida y conmovedora.
La narración es descriptiva, casi pedagógica, con la que el espectador termina por conocer en líneas generales un proceso histórico contado desde la actualidad. La película, en una copia fiel del comics, va rememorando la historia jugando con los blancos y negros, y dejando las sombras para los momentos más dramáticos y fuertes.

Personajes decididos que dan fuerza a la trama se mezclan con los acontecimientos que describen la guerra, la caída de la dictadura, las luchas del pueblo de Teherán, la situación de los presos políticos, las torturas, las muertes, y un sin fin de elementos que contextualizan la vida de una familia comunista. El film está basado en las historietas que Satrapi publicara años antes en cuatro tomos que le valieron el reconocimiento internacional.

Tal como lo hiciera Bahman Ghobadi, en Las tortugas también vuelan, se cuenta una historia cruda y violenta desde la inocencia de los niños. Así Marji, sueña con ser una profeta y conseguir el respeto y la paz en el mundo, apoyada siempre por su abuela, uno de los personajes más contundentes de la historieta.

Los vaivenes femeninos se narran con singular simpatía. Marjane sobrevivió a la guerra, vivió en diferentes lugares, se alejó de su familia, pero ante un desamor, se desvaneció totalmente. Uno de los mejores momentos de la película es cuando se da cuenta de esto y decide comenzar de nuevo cantando -en un tono muy particular- Eye of the tiger, el famoso single de Rocky. Es un homenaje de la directora a la cultura cinematográfica, así como lo hace con el arte en general, ya que de vez en cuando, se cuelan imitaciones o representaciones de obras importantes como La Piedad de Miguel Ángel o la Venus de Milo.

Persépolis juega entre el presente y el pasado, entre la imaginación y la realidad, entre la inocencia y la madurez de una chica con una cultura cosmopolita y progresista.

¡Viva La France!

2 comentarios:

  1. COLLAPSE. Un devastador documental. Como muchos que están de moda, y que terminan retorciéndote el cerebro y llenándolo de miedo.

    La película es una entrevista de 80 minutos a Michael Ruppert, un ex-policía (ligado a la CIA) y reportero independiente que predijo, hace años, el colapso económico (de EEUU, y del mundo). Ruppert fue insultado con epítetos como conspirador, terrorista, paranoico, controversial, loco o enfermo.

    Hoy predice además el colapso de la vida civilizada tal y como la conocemos.

    El problema con el documental es que peca de excesivo personalismo, al entregar la vida y pensamiento de Ruppert sin mayor contraparte en sus opiniones. Si bien las explicaciones son claras y los ejemplos sumamente reveladores, hay trechos bastante amplios donde se pudiera colar la duda del espectador. Sin embargo me pareció en extremo coherente. En un momento Ruppert cita a Karl Von Clausewitz: “La guerra es una extensión de la política”, y añade “La política es una extensión de la economía”.

    Ruppert hizo previsiones certeras sobre la catástrofe económica mundial (la actual) y dice que es muy distinta a la “gran depresión” de los años 30. Esta vez resulta más peligroso: los picos históricos de producción petrolera han llegado a su máximo nivel (y no subirán más nunca) y el colapso energético es inminente. Luego de esto lo que viene es una avalancha. “Cuando un gobierno colapsa por completo, todo se cae a su alrededor: los sueldos de empleados, las empresas, los servicios, el mantenimiento de estructuras, hasta los carteles de droga!”.

    A diferencia de documentales como “An Inconvenient Truth” o la más reciente “The Age of Stupid”, en “COLLAPSE” no se habla en demasía del calentamiento global. Más sin embargo si se describe pieza por pieza el cataclismo y la destrucción de paradigmas en lo que Ruppert no se perturba en llamar “Darwinismo social”, algo que realmente existe según él. Con este ejemplo sencillo lo explica:

    “Estás en un camping, con un grupo de amigos campistas. De repente aparece un enorme oso hambriento dispuesto a atacar.

    Tú no tienes que ser más rápido el oso!, tienes que ser más rápido que tus amigos campistas!!!”.

    Una alegoría de cómo no caer en la extinción (incluso si de dinero se habla).

    Tal como lo ha hecho Al Gore, Mike Ruppert ha realizado infinidad de ponencias en donde siempre expone como la población humana ha aumentado de de 275 millones de personas (1000) a 6.5 billones (2006). Casualmente (y catastróficamente), la curva asciende de manera estrepitosa junto con la industrialización del petróleo. Se puede inferir entonces que mientras más petróleo --> más gente.

    Lo interesante es como Ruppert explica este hecatombe como algo natural, que debe pasar, y no por vicios del capitalismo. Fundamenta su teoría en no mucho más que las leyes de termodinámica o de física. A esto hay que sumarle la inherente arrogancia del ser humano.

    Finalmente este temible entrevistado se quiebra en varios momentos del documental y anuncia, entre muchas otras cosas, el pronto colapso de la telefonía móvil mundial.

    “El dinero tiene el poder de exterminar la raza humana por completo” afirma sin pestañear. "Estamos en tiempos de ira".

    Me pregunto si Michael Moore lo ha entrevistado alguna vez.

    ResponderEliminar
  2. Para que veas que si leo!!!

    "Persepolis" fue una de mis pelis preferidas de las que vi en 2008. Te faltó decir sobre su fanatismo hacia Iron Maiden!:
    http://www.youtube.com/watch?v=SeKBX0XsOOI

    Lo interesante de "Persepolis" es que Marjane Satrapi fue la directora, en cine, de sus propios dibujos (ayudada por Vincent Paronnaud, claro). Tal como pasó con -la reciente posteada- Rob Zombie y "El Superbeasto".

    Esa es una libertad creativa y de control muy buena! No siempre sucede así, con resultados geniales.

    En películas como "Sin City" este permiso de dirigir fue parcial para Frank Miller, con quien se compartieron créditos.

    En la genial "American Splendor" fue nulo; aunque este caso es muy, muy particular (Harvey Pekar forma parte del elenco de hecho, haciendo de él mismo, es espacios tipo documental).

    No siempre se tiene éxito. Cuando Frank Miller se atrevió a llevar su propio comic "The Spirit" a cine, y dirigir él mismo, le fue bastante mal con la crítica. Es considerada una de las peores películas de los últimos años.

    ...chau!

    ResponderEliminar