jueves, marzo 11

Tragicomedia negra, negra

Una tragicomedia tan negra como el infierno –si es que existe- es la última película de los hermanos Ethan y Joel Coen, A serious man, que cuenta con las actuaciones únicas de Michael Stuhlbarg como Larry Gopnik, un hombre al que la desgracia le caído del cielo; Richard Kind como el tío enfermo Arthur y Fred Melaned como el ex amigo y amante de la mujer de Gopnik.

No soy seguidora de los hermanos Coen, he visto pocas de sus películas, pero esta me pareció superior a No country for old man; sin embargo los personajes de Burn alter reading, no los cambio por ningún otro.

A serious man (2009) es una ácida parodia del libro de Job que pertenece al Antiguo Testamento. Una visión “diferente” de la cultura judía de los años 60, en la que crecieron los Coen.

Esto es lo que encontré en internet acerca del libro de Job:

Job era un hombre justo, rico y bueno que vivió una serie de desgracias. Los desastres naturales arruinaron sus cosechas, unos bandidos arrasaron sus tierras, quemaron sus casas, posesiones, ganados y asesinaron a su familia. Al pobre desgraciado le invadió una horrible enfermedad. Los mejores amigos de Job eran tres rabinos que justificaban todas las desgracias. “Dios es todo bondad y no es la causa de sus males”. Job protestó y pidió a Dios un juicio justo para demostrar su inocencia. Al final, Dios aceptó el reto del hombre y respondió al desafío con una tormenta.

Esto es lo que vi en A serious man:

Larry Gopnik es un profesor universitario, de matemáticas, es correcto, tranquilo y aburrido. De la noche a la mañana comienzan las desgracias: su esposa le pide el divorcio y le insinúa que se acuesta con su amigo Sy Ableman; Larry debe dejar la casa de su familia y llevarse a su hermano Arthur, un apostador que sufre de seborrea; el hijo menor, pronto a celebrar el Bar Mitzvá, está en problemas, más complicaciones se suman en la casa y en la universidad. Larry acudirá a tres rabinos buscando explicación… la respuesta de Dios llega aunque disparatada y sin sentido.

Una película que se puede vivir en un día como hoy, que me levanté con el pie izquierdo :/

Imperdible, para reírse de uno mismo.

2 comentarios:

  1. Muy buen post Adriana! Uno de los mejores...
    Además no me sabía lo del libro de Job. Ahora entiendo con un poco más de precisión los últimos minutos de la película.

    La historia del dentista en la fábula sin moraleja es de los momentos más graciosos de la película.

    Luego comento de "Baaria".

    ResponderEliminar