domingo, abril 25

El director que sabía demasiado

Podría decir que Hitchcock está de moda, pero no es una moda. Hitchcock es Hitchcock, y se habla mucho sobre él estos días ya que se cumplen 30 años de su muerte (29/04/80). El maestro del suspenso, está entre nosotros.

Por este motivo vi
The man who knew too much (1934), una de las últimas películas que Alfred Hitchcock filmara en Londres, antes de abrirse camino en Hollywood.

Este filme debe ser uno de los pioneros en este tipo de historias de intriga. Un hombre es asesinado, pero antes de morir, involucra a una familia en un asunto de espías y mafia internacional. Los Lawrence tendrán que hacer su propia investigación para dar con el paradero de su hija que ha sido secuestrada, y ayudar a la policía a terminar con una red terrorista.


El sello Hitchcock ya se siente en su primera década como director, la marca personal que más tarde lo hará uno de los más grandes creadores cinematográficos. Hay en esta película un humor maquiavélico impresionante, al punto de no saber cuando los personajes hablan en serio o en broma.


Desde la primera escena, rodada en un club de invierno donde vemos montañas de nieves y efectos especiales importantes para la época, notamos ese estilo que el director impregna en los personajes con una habilidad absoluta. Vale destacar la actuación de Peter Lorre como el malvado y calculador Abott, y de Leslie Bank como Bob Lawrence, el padre “tranquilamente desesperado” que no pierde el buen humor.


Mi escena favorita: la señora Lawrence está sentada en el auditorio donde asesinarán a alguien. Sólo ella lo sabe. Se desespera pues si avisa a la policía su hija puede ser asesinada por sus captores. Mientras aprieta en sus manos un prendedor de su pequeña, sus ojos se llenan de lágrimas, la escena se vuelve borrosa. Vemos lo que ella ve, Hitchcock hace que lloremos también.


Tengo El hombre que sabía demasiado en una edición especial de 1988 presentada por Tony Curtis (
El gran Houdini, 1953). En la introducción, Curtis recuerda una anécdota de 1962, cuando Hitchcock presentaba un programa de suspenso por la televisión en el que los personajes eran, normalmente, eliminados y descubrió que, finalmente, la televisión llevaba el asesinato a las casas que, según sus palabras, “era donde debía estar”.

Como vemos, la televisión no ha cambiado mucho en los últimos años.

3 comentarios:

  1. Muy buenos comentarios sobre El hombre que sabía demasiado y Los pájaros.
    Te felicito.

    Te comento algo, Hitch volvió a rodar El hombre que sabía demasiado en una nueva versión, se llamó En manos del destino con Jimmy Stewart y Doris Day y la colaboración del destacado Daniel Gelin, muy buen actor francés. Claro, parecía otra peli, en colores y con muchas variantes relacionada a la anterior. ahí el secuestrado era un niño y no una joven, y los escenarios cambiaban totalmente, parte se desarrollaba en Marruecos. Pero también se trataba de una intriga de espionaje, son muchas las pelis de Hitch sobre espionaje. Los 39 escalones, La dama desapere, este que nos ocupa, Topaz, Intriga internacional, Corresponsal extranjero, y debe quedar alguna más en el tintero. Me parece, si no me equivoco, que en el caso de El hombre... es la única en la que él realizo dos versiones.

    http://es.wikipedia.org/wiki/The_Man_Who_Knew_Too_Much_(pel%C3%ADcula_de_1956)

    En lo relativo a Los pájaros, peli de terror, es una lástima que no tuviera Hitch los efectos especiales que se utilizan en la actualidad. Igual el trabajo fue excepcional, me refiero el de ensamblar los pajaros auténticos y los que están superpuestos en las diferentes tomas. Algo llamativo es como va desarrollando el ataque de los pájaros en forma gradual. Primero uno solo que ataca al personaje de Tippi Hedren, luego unos pocos que actúan en el cumpleañitos de la hermana del personaje de Rod Taylor, y después ataques más masivo y cada vez de mayor intensidad. En el pueblo, en el colegio, en la casa... Espectacular como maneja estos recursos que van aumentando a medida que se desarrolla el film.

    Redondeando la idea anterior sobre la no obtención del Oscar como director por parte de Hitchcock, le había contestado anteriormente a Nelson... Hablamos de Oscar mejor director. Porque como película, Rebeca logró un Oscar, pero él como director recibió solamente el de la trayectoria. Eso se debió principalmente a que la Academia durante mucho tiempo no valoró adecuadamente las películas de caracter policial, lo mismo ocurría con los westerns. Recién con El silencio de los inocentes y Los imperdonables rompió el molde, luego de muchísimo tiempo.

    Un saludo
    Ángel

    ResponderEliminar
  2. Mi estimada adriana, recordar es vivir y leyendo tus apuntes sobre El Hombre que Sabía Demasiado se me vinieron a la mente varias escenas de lujo en esta película, la cual hace ya tiempo que ví, una de ella es la que mencionas en el auditorio, plena de suspenso que nos mantiene casi conteniendo la respiración; ésta película y Los 39 Escalones son mis favoritas de Hitchcock en su época inglesa.

    Por cierto, tu blog está super, ¡Felicidades!

    Irene

    ResponderEliminar
  3. Gracias Irene!
    Es una escena impecable. La música, la luz, el rostro de ella, las lágrimas contenidas, las manos apretando el broche, en fin... bien que se recuerda.
    Saludos!

    ResponderEliminar