viernes, abril 2

El mensaje

Esto es cine oriental al mejor estilo hollywoodense. Una trama de suspenso y traición que se asemeja al cine negro de la llamada “época de oro”.

The message (Feng sheng, 2009) es una película sombría de los directores chinos Kuo-fu Chen y Qunshu Gao que narra una de las tantas historias secretas de la guerra china durante los primeros años de la década del 40. Está basada en la novela de Mai Jia, que, al parecer, se convirtió en un bestseller por aquellas tierras.

En plena guerra, el alto mando militar chino sospecha de la insurgencia de cinco personas claves del Gobierno. En una operación secreta, ilegal, los cinco sospechosos serán encerrados en un castillo hasta que el culpable, “el fantasma”, aparezca. Un juego tenso del gato y el ratón sobreviene mientras que el espía encubierto procura enviar un mensaje crucial. Se es inocente hasta que se demuestre lo contrario, pero en esta investigación, las torturas no darán pie a la duda.

El mensaje es no confiar en nadie. Todos parecen culpables, todo inocentes. El film deja una sensación de documental que retrata una realidad de la época, pero unos efectos especiales bien logrados nos devuelven a la ficción. Ficción de la buena.

Es curioso que siendo una película tan fuerte, especialmente por las escenas de torturas, tenga un video musical tan “romántico”… aquí se los dejo: THE MESSAGE.

1 comentario:

  1. Yo hice un pequeño truco hoy. Tuve un atípico 2x1.

    Resulta que el año pasado unos amigos que estudian cine me invitaron al estreno de "La sangre brota", una película comentada muy positivamente, escrita y dirigida Pablo Fendrik. Por alguna razón que ahora no recuerdo no fui a la cita.

    A raíz del ruido que ha hecho este director -y de que nunca fui a ver la película al cine- siempre quedé interesado. Es entonces cuando el videoclub donde alquilo puso en exhibición el recién estrenado DVD de "La sangre brota", que para mi sorpresa ha sido lanzado en dupla junto al trabajo anterior de Fendrik, un mediometraje llamado "El Asaltante". He aquí lo atípico.

    Esto se traduce en que he podido ver, acaso, 2 películas de Pablo Fendrik. Sus dos únicos títulos además. He aquí el truco.

    Si bien me habían dicho que era un director transgresor y ultra-novedoso, me parecieron exageraciones una vez visto sus trabajos. Pero ojo, no es para negarse al piropo con este realizador.

    Algunos lo han apodado el "Tarantino argentino"; yo más bien asocié la sordidez de sus historias con las ideas del dueto "González Iñarritú - Arriaga", solo que Fendrik ha trazado linealmente esta vez, pero con una sucesión de acontecimientos increíblemente bien contada y en creciente adversidad y tensión; transformando al más ecuánime en monstruo; pero, al mismo tiempo, dando margen al prejuicio, y a la reflexión sobre temas tan cotidianos como la moralidad, la presión social, el azar o la justicia. Múltiples personajes (con poco diálogo) y crueldad por doquier.

    Además, una metodología exquisita de espontaneidad "en el set" a la hora de generar los encuadres (lo mejor en su estilo), pues según el mismo Fendrik no cuenta nada a nadie, ni planifica, ni hace storyborads previos; solo rueda, y en ocasiones planos secuencias excepcionales de hasta 5 y 6 minutos.

    Las actuaciones son brillantes. Ambas películas están protagonizadas por Arturo Goetz, quien también protagoniza "Rompecabezas", un filme argentino que anda triunfando en el exterior y que ando desesperado por ver.

    De verdad Fendrik ha tocado la tecla precisa para querer seguirle la pista y no perderse, bajo ninguna excusa, lo nuevo que nos presente en el futuro. Yo le pondría la lupa a este realizador, es realmente hipnótico y brutal lo que hace.

    Este 2x1 intencionado me ha gustado tanto que provocaría verme de nuevos las dos películas Un 2x2 sería eso, no?; o un 4x1?. :D

    ResponderEliminar