viernes, abril 9

Excéntrico cine portugués (BAFICI)

No sé cómo describir A religiosa portuguesa. Quizás la mejor palabra sea “rara”, aunque esta palabra es muy ambigua, tanto como la película. Leí en el programa del BAFICI que los filmes de Eugène Green son excéntricos por excelencia. No he visto nada más de él, pero esta película, sí que lo es.

Julie (Leonor Baldaque) es una actriz francesa que viaja a Lisboa para filmar unas escenas de una película, A religiosa portuguesa. En las calles de la ciudad irá viviendo situaciones extrañas: un hombre misterioso que decide no suicidarse por ella, un niño huérfano, un joven apuesto que cree ser la reencarnación de un rey, y una monja que pasa todas las noches en una capilla, con quien Julie tendrá una relación “extraña”.

Los personajes son como androides, casi siempre inexpresivos, que dialogan todo el tiempo con la cámara. Los diálogos pueden ser extremadamente aburridos, como cuando Julie pregunta a Sor Juana sobre la existencia de Dios, o extremadamente sarcásticos, como el momento en el que el hombre casi-suicida invita a Julie a “tener una pasión” y le dice seriamente: “la modernidad no permite la inmovilidad. O vamos a la cama o te llevo a tu hotel”.

Llena de poses y una narración muy forzada, también es una revelación de una Lisboa hermosa.

A religiosa portuguesa está escrita y dirigida por Green, quien también actúa en la película, en el papel de Denis Verde, el director de A religiosa portuguesa.

Es una locura de dos horas de duración que puede aburrir o agradar, según como se vea. A mí me agradó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario