martes, abril 27

La Rebecca de Hitchcock

Entre los comentarios que hace Tonny Curtis en la presentación The man who know too much, de Alfred Hitchcock, menciona lo “hermosa” que es la película Rebecca, dirigida en 1940. Me quedé pensando en su comentario y fui corriendo al video club a buscarla.

La palabra "hermosa" no es suficiente para describir esta maravilla visual de Hitchcock. La historia gira en torno a una mansión “poseída” por su antigua dueña, Rebecca, quien, al morir, dejó perturbada la vida de su esposo Maxim de Winter (Laurence Olivier) y de los demás habitantes de la gran casa. Cuando Maxim decide rehacer su vida con una tierna y alegre jovencita que será su “salvación” (interpretada por Joan Fontaine) el fantasma de Rebecca no los dejara en paz, hasta acabar con Manderley.


Manderley es el Rosebud de Citizen Kane, Rebecca es la madre fantasma de Cómo agua para chocolate; mientras que Mrs. Danvers, la fiel sirvienta de la difunta, recuerda a Grace (Nicole Kidman) en The others. Guardando las distancias, Rebecca es una suerte de historia gótica de amor y suspenso que mantiene la sensación de vértigo durante dos horas, pero en los últimos 40 minutos, Hitchcock se juega el
macguffin, como dijo mi amigo Angel Capparelli.

Rebecca es la primera película que filma el director británico en Hollywood. Está basada en la novela de
Daphne du Maurier y obtuvo once nominaciones al premio Oscar.

Mi escena favorita: Maxim de Winter intenta explicarle a su esposa como cree él que murió su esposa anterior. Ambos están en la cabaña donde sucedió todo. Mientras él cuenta la cámara va haciendo paneos como reproduciendo la situación narrada pero sin los personajes. La armonía de las sombras hace la escena más intrigante.


Amo a Hitchcock. Esta semana ha sido un banquete!

2 comentarios:

  1. Rebecca se ha considerado una película británica realizada en Hollywood, debido a que era la primera que filmaba Hitch allá...
    Judith Anderson, en su personaje de ama de llaves, recrea uno de los personajes malvados más famosos de todos los tiempos. Sir Alfred le había pedido que cuando actuara tuviera poca movilidad, que fuera una figura rígida y que así se desplazara por los distintos ambientes, como para provocar mayor impacto de terror a la protagonista y al público. Además casi siempre emergía desde las sombras o de la oscuridad.
    Rebecca es otro personaje muy especial, tal vez el más poderoso de los invisibles que haya existido en el cine.
    Laura es otro buen ejemplo, pero en este último caso, aparece en la mitad del film. En cambio Rebecca es un personaje totalmente ausente y sin embargo es protagonista fundamental de la obra.
    Otro de los cínicos bien cínicos es George Sanders, que también está como el primo de Rebecca en la película. Sanders tiene una gran galería de malos en su carrera.
    Joan Fontaine estaba estupenda en su papel, lo mismo que el gran Lawrence Olivier, uno de los mejores actores británicos de todos los tiempos.
    Esta película fue un gran éxito y también lo había sido el libro de Daphne du Maurier.
    Fue la única peli de Hitch premiada con el Oscar, sin embargo, el mayor crédito fue de David O Selznick, fue una producción más a su estilo que del propio Hitchcock, debido a que era su primer film lejos de su patria y él aceptó muchas condiciones del productor que lo había llevado a Hollywood y que en ese tiempo era prácticamente un verdadero Dios, por haber realizado nada menos que Lo que el viento se llevó.
    En ese tiempo histórico Selznick era más importante que Hitch.
    Porque incluso si bien Fleming había dirigido Lo que el viento se llevó, y anteriormente lo habían hecho George Cukor y Sam Wood, todos grandes directores, esta gigantesca producción, además de gran calidad fílmica, fue considerada siempre una gran obra del productor, más que de los realizadores.

    Estimada Adriana, muy buena tu colaboración sobre la semana de Hitch.
    Un saludo a vos y a todos.
    Ángel Capparelli

    ResponderEliminar
  2. Vi Rebeca, y estoy viendo, en algunos casos de nuevo, las películas de Alfred Hitchcock recomendadas por Adriana. Hitchcock siempre es bueno. A los comentarios de Ángel Capparelli, sólo quisiera agregar una curiosidad: A mi esposa, que no había visto la película, la historia le resultaba familiar. Y después de verla me dijo: “Es la misma historia de La Sucesora, una telenovela brasileña transmitida en 1978”. Luego de investigar un poco supimos que, efectivamente, sobre estas dos obras literarias se plantea una discusión. Hay quienes afirman que la novela de la escritora inglesa, Daphne du Maurier, Rebecca, escrita en 1938, es un plagio de la novela de la escritora brasileña, Carolina Nabuco, La Sucesora, escrita en 1934; y hay también quienes aseveran que ambas experiencias literarias son, simplemente, un ejemplo de “sincronicidad literaria”, de dos escritoras que viviendo en continentes distintos, y sin conocerse entre ellas, -o conocer su obra, por lo menos, en apariencia-, escribieron novelas casi idénticas.

    Por supuesto, hay que decirlo, nada de esto le resta a los atributos cinematográficos atribuibles al genio de Hitchcock ya comentados, y a la excelente interpretación que realizan cada uno de los actores.

    Es sólo "cultura general", como decía uno de mis viejos profesores de literatura.

    ResponderEliminar