domingo, abril 11

Marguerite Duras por Galuppo (BAFICI)

Soy fanática de Marguerite Duras, el libro Escribir lo tengo siempre a mano, y me gusta leerlo cuando siento que comienzo a perder el rumbo. Por eso me entusiasmé con ver el documental del argentino Gustavo Galuppo llamado Yo, Duras.

Los primeros quince minutos son fascinantes. Galuppo hace un corta y pega de diálogos e imágenes de las películas basadas en guiones de Duras y secuencias sobre la primera guerra mundial, el estallido de la bomba nuclear en Hiroshima- Nagasaki, y los sembradíos de arroz, es decir el mundo en el que Duras creció y luego referenció en sus novelas. Para una fanática como yo, ese espectáculo visual fue como estar en el paraíso.

Pasado los 20 minutos, el documental se vuelve repetitivo. Galuppo muestra otras imágenes que tienen que ver con su casa y el espacio donde –seguramente- evoca a Duras. Como un mensaje publicitario la repetición de escenas y diálogos van quedando en la mente. Quizás ese era el objetivo.

Es un documental para conocedores, pues no hay referencia directa a la escritora, solo algunos párrafos de Escribir, donde Duras narra episodios de su vida. Galuppo pone en juego también escenas de otras películas y sus registros caseros para crear esa ambigüedad que dejó insatisfecho a más de uno en la sala.

La dirección, el guión, la fotografía, el montaje y la producción son de Gustavo Galuppo, un rosarino que ya ha hecho otros filmes. No he visto ninguno.

En los agradecimientos, se hace referencia a Jorge La Ferla. Agradezco a Galuppo por permitirme revivir imágenes de Hiroshima Mon Amour y El amante. A La Ferla, no tengo nada que agradecerle, ni siquiera ese 7 con el que calificó un trabajo en el que me esmeré para tener un 10.

1 comentario:

  1. Vi algo que llevaba tiempo picándome el ojo, "Trash Humpers", cuya traducción sería algo como "Frotadores de Basura". Lo lamentable es que es de eso, gente que frota pipotes de basura.

    Es una "obra" anárquica y sin sentido de Harmony Korine, el pelómico artista creador de "Gummo", "Julien Donkey-Boy" y "Mister Lonely" (con Diego Luna personificando a Michael Jackson).

    Tan caótica es la propuesta que ni siquiera pasó por proceso de postproducción. Fue completaente montada en la misma cámara de VHS que se usó para rodar. Todo, incuyendo título y créditos fnales. Como si se tratara de un homevideo de los años 80s.

    La antitrama consiste en 4 pesonas (mayormente vemos a 3) que con máscaras y maquillaje de ancianos van gritando a cámara, destruyendo elementos en todo el vecindario, en una especie de poesía grotesca y formato inflasificable que dejo atónitos a todos en la sala. Korine, si mal no lo presiento, es uno de los disfrazados. Canta, baila y dice groserías.

    Más de uno, molesto y aburrido, abandonó la sala durante la primera exhibición de "Trash Humpers". Estoy seguro que esa era la intención de esta suerte de ensamble dadaista, muy tenebroso, que Korine creó en su retorcida propuesta. Más que cine, "Trash Humpers" es un experimento de texturas y provocación. Un anti-canon de pies a cabeza. Para no querer volver a verlo... pero para verlo al menos una vez. Podría jurarles que no volveré a repetirlo.

    De repente vino a mi mente una idea similar (pero más lógica), lo ofrecido en "Even Dwarfs Started Small" (de 1970),la ciudad anárquica controlada por enanos siniestros que destruyen todo su paso, y en donde Werner Herzog pretendía una especie de reto al exponer una deformidad ilógica antes los ojos del espectador. ¿Realmente los grotescos son ellos o somos nosotros?. Más o menos en eso consiste el ejercicio psicologí-arte. Supongo.

    Korine es entrevistado en el magnífico documental "Beautiful Losers", acerca de artistas undergrounds, ilustradores, y diseñadores. Por cierto discípulo de Herzog. En "Mister Lonely" lo vemos actuando haciendo de sacerdote.


    Chau!

    ResponderEliminar