domingo, mayo 9

El desconcierto de Kaufman

Después de haber visto Being John Malkovich, Adaptation o Eternal sunshine of the spotless mind, ya debería estar preparada para una historia escrita por Charlie Kaufman. Pero no. Synecdoche, New York me dejó sin palabras.

No sé si me gustó o no. No se puede negar la creatividad del guión y la buena dirección de Kaufman, pero por momentos me aburrió.

Es interesante la confusión que genera la historia, pues no sabemos en qué nivel de la trama estamos. Es decir, un director de teatro construye una réplica de la ciudad de Nueva York y pasa casi 20 años dirigiendo una obra sobre su propia vida, incluyendo la misma etapa de dirección de la obra. Los personajes reales son encarnados por actores, y estos por otros actores, y así sucesivamente.

Muertes recurrentes podrían representar el punto final de las historias ¿pero de cuáles?

Es perfecta la actuación de Philip Seymour Hoffman como Caden Cotard, el atormentado enfermo y melancólico director de teatro. Lo acompañan en esta aventura las reconocidas, y siempre ponderadas: Catherine Keener, Michelle Williams, Samantha Morton y Emily Watson.

Synecdoche, New York se mueve entre la realidad y la ficción.
Deja al espectador desconcertado, igual que este post.

2 comentarios:

  1. Si, es confusa. Pero es genial! Tiene algunos de los chistes más crueles que he visto en mucho tiempo. Como la escena en donde solo puede llorar si se echa las gotitas en los ojos. Mucho humor negro.

    Como he visto en otras películas escritas por él, hay como una última media hora donde te ponen a prueba sobre todo lo demás que viste antes. Aquí se va al extremo y recuerdo haberme perdido en los últimos instantes. No obstante, Kaufman me parece uno de los mejores "resucitadores creativos" del cine existencial de las últimas décadas. El reinventor del llamado "metacine"... una apariencia reiterada en sus ideas, muy filosofal, sobre un acto creativo visto a través de otro acto creativo. Entonces los límites terminan estando difuminados y uno no termina de cerrar el crucigrama por completo.

    Un interesantísimo artículo sobre Kaufman y la reinvención de este subgénero lo puedes leer aquí: http://tinyurl.com/2vkv2m4

    Entre otras películas se hacen comentarios sobre casos como "The Shadow of the Vampire" (que por cierto la volví a ver la semana pasada), y una docena de filmes más que acarician la idea de metaficción (o se acuestan con ella directamente!).

    Deberías echarle un vistazo a su primer guión "Human Nature", de Michel Gondry, que es muy gracioso y el más digerible que ha hecho.

    También me parece que cosas como "The Science of Sleep" (ojo, esto no es Kaufman) coquetea con la idea de confundir, y ya acercándonos al final se comienza a fundir sueño y realidad, hasta el punto de ya no importar si lo entiendes o no, sino de que te quede cierta sensación de borrosidad. Todo el tiempo previo te dejan más claro la diferencia entre esar despierto y dormido. Luego te lo meten en una licuadora sin transiciones explicativas o elipsis que valga.

    Si la confusión sucede estoy muy seguro que es la intención, y que eso que parece ininteligible es el resultado de mezclar, cual si fuese un científico loco, realidad y ficción, in crescendo, y en trocitos cada vez más pequeños. Como en los tiempos de los grandes del cine de antaño y sus novedosas formas de expresar ideas. Ese cine que ya casi no viene.

    El mérito de Kaufman es que lo haga desde el mero corazón del Hollywood. Eso es lo heroico que tiene.

    Le ha salido una imitadora. Debes ver "Cold Souls". Las ideas de Kaufman comprimidas en una sola película y mucho más light:

    http://www.youtube.com/watch?v=EiPAkcsqgFo

    :D

    ResponderEliminar
  2. En Synedoche, New York, la vida en el escenario alcanza la vida real, o viceversa, ¿a quién le importa? Ya desde el título se nos muestra el juego del que está hecha. Su título nos ofrece una pista que no nos alcanza, sin embargo, para entrar a su perturbada trama. De principio a fin es un reto al espectador para buscar y comprender el significado de la desquiciada, caótica y paranoica historia. Por otras películas (y series de TV) ambientadas en la ciudad llamada gran manzana, -y por la personalidad de algunos actores y personajes-, he llegado a creer que New York es así: un pueblo grande de neuróticos, en el que el desquiciamiento y el sinsentido es la norma. No sé cuál será la verdad: Hay seres neuróticos porque su brillo intelectual les encandila la mente; o el desquiciamiento no es otra cosa que una muestra de su falta de profundidad y, peor aún, de su decadencia como sociedad. Por cierto, entre Synedoche y Schenectady, -espacio geográfico en New York en donde se sitúa la película- encuentro una cierta cercanía fonética, aunque seguramente esto también es irrelevante.

    ResponderEliminar