sábado, junio 26

Guerreros sin pena ni gloria

En una noche tranquila de sábado lluvioso, después de haber pasado todo el día fuera de casa, me provocó ver TNT (el placer que me genera ver TNT debe ser el mismo que le genera a Amelie recoger piedras y después tirarlas al río)

Vi, casi desde el principio y hasta la última letra de los créditos, Troya, dirigida en 2004 por el alemán Wolfgang Petersen, con Brad Pitt, Orlando Bloom, Eric Bana y otros bellos y fortachones guerreros.

Se dijo que Troya era la peor adaptación que se había hecho de La Ilíada de Homero. Quizás es difícil asimilar que estos actores “más bonitos” encarnen personajes de la historia más “respetada”. No sé si se dijo lo mismo del Joseph Fiennes de Shakespeare in love o del Colin Farrell de Alexander. Por mi parte, haciendo la excepción siempre con Kurosawa, creo que muchas de las versiones de la dramaturgia pura caen en la reiteración del diálogo inconcluso, el aparataje visual que tergiversa la historia original o en las actuaciones exageradas y mal logradas de algunos personajes.

Troya, es una película para recrear un poco la historia... historia que sería bueno conocer de ante mano o googlear después, y no quedarse con la adaptación más hollywoodiana.

Como no soy fan de Brad Pitt ni de ningún otro escultórico guerrero implacable -este placer sólo me lo dio 300-, rescato de esta superproducción la banda sonora, que cierra con uno de mis cantantes favoritos: Josh Groban.

La canción: Remember. Este es el video oficial.

lunes, junio 21

Sí hay corazón

The good heart, es una historia sin muchas complicaciones, con un guión tan simple que parece hecho por mí. Pero tiene una metáfora encantadora.

Está dirigida por el islandés Dagur Kári, quien se esmeró durante cinco años para lograr esta poesía visual filmada, en su mayoría, con cámara en mano y una estética saturada, al estilo de la brasileña Ciudad de Dios o la venezolana Secuestro Express.

Lucas (Paul Dano) es un muchacho de la calle que sólo quiere ayudar a los demás. Un intento de suicidio lo lleva al hospital donde conocerá a Jacques (Brian Cox), un viejo malhumorado dueño de un bar sólo para clientes fijos. Nunca acepta nuevos clientes ni es amigable con los de siempre.

Jacques se lleva a Lucas a vivir con él, le da trabajo, casa y comida. En medio de su amargura descubre que aún puede sentir afecto por los demás. Éste es el aporte de Lucas a su vida, a quien adopta como un hijo. Pero "la salvación" no será solo de redención, Lucas le salvará la vida dos veces.

Es la segunda vez que Brian Cox y Paul Dano trabajan juntos, se nota el feeling entre los actores. Los exteriores fueron filmados en Nueva York, mientras que los interiores, que transcurren la mayoría en el viejo bar de Jacques, se filmaron en Islandia. La banda sonora es dulce y honesta, básicamente, es el piano del viejo bar.

The good heart es una película sobre el agradecimiento. Sobre las veces que nos equivocamos y agradecemos al otro, al que quizás hicimos daño, por la experiencia vivida.

Cuando era niña, casi adolescente, me compraron unos zapatos. Ya calzaba 36, igual que mi tía Nena. Un domingo me dijo que se los prestara, pero como yo no los había estrenado, me negué. Hoy todavía me arrepiento de eso. Vi esta película y lo recordé.

domingo, junio 20

Sobre esas pequeñas cosas...

Perdemos tanto tiempo en tratar de conseguir “lo grande”, que dejamos pasar los detalles, esas pequeñas cosas que hacen nuestra existencia un poco más feliz. El amor está en esas cosas pequeñas: la tarde bajo el sol, el trago que se sirve al momento oportuno, el baile que divierte, y el vacío que entristece pero que –como vuelta de tuerca- te hace sonreír al recordar que no se está vacío completamente, porque justamente llenan esas pequeñas cosas que hicimos ayer, o en la otra vida.

Esta es mi sinopsis de A single man, el filme de Tom Ford por el que Colin Firth fue nominado al Oscar como mejor actor y ganador del mismo renglón en el Festival de Cine de Venecia.

Es una historia muy bien contada, donde Ford, antiguo modisto de Gucci, utiliza la saturación del color para marcar las tensiones, mientras que el flashback se vuelve gris y lejano. Es evidente la influencia de la estética de Wong Kar-Wai, incluso en la banda sonora. Mención aparte merece la actuación de Julianne Moore como Charley, su mejor papel después de Linda Partridge, en Magnolia.

Un hombre soltero es la primera película de Ford y es una adaptación de la novela de Christopher Isherwood que cuenta la historia de un profesor inglés que vive en Los Ángeles y a quien el mundo se le derrumba después de perder a su pareja. La novela, es un símbolo de la liberación gay de los años 60.

Después de días de duda y desconsuelo, una noche de vinos puede cambiar la perspectiva, una película como ésta también… al fin y al cabo, soy solo una mujer soltera.

martes, junio 15

La fiesta de los gitanos

La vida debería ser una película de Kusturica. Hoy, debería serlo. Después de días de lluvia, sale el sol… como la fiesta de los gitanos en Tiempo de gitanos.

Emir Kusturica es uno de los directores más radicales del nuevo cine europeo -para mí, el más-. Su cine está lleno de simbolismos de la cultura yugoslava y tiene esa combinación perfecta de la alegría y la protesta. Cada película es una fiesta, por muy complicada que sea la trama.

En Tiempo de gitanos, Perhan es un muchacho enamorado que es capaz de hacer cualquier cosa por la mujer de sus sueños. Una cura para la enfermedad de su hermana, la insistencia de la abuela Khaditza y los deseos de ser un hombre adinerado lo llevan a reunirse con mafiosos, a recorrer ciudades y cambiar su vida. Perhan siempre está acompañado de su pavo, una especie de símbolo-espiritual que deviene en mejor-amigo. Dicen que en la cultura egipcia, por ejemplo, el animal se hallaba más cerca de los dioses que el hombre (eso me gusta)

Por esta película, Kusturica ganó en 1989 el premio al mejor director en el Festival de Cannes. La película está hablada en romaní, idioma que los no-gitanos, incluyendo al director, tuvieron a aprender. Además, sólo los personajes principales son actores profesionales, los otros son gitanos provenientes de los suburbios yugoslavos.

Aunque Kusturica es más conocido por su afamada Gato negro, gato blanco, ahora por Maradona by Kusturica, son Tiempo de Gitanos (1988) y La vida es un milagro (2004) mis películas preferidas.

El título original de Tiempo de gitanos, en serbio, es Dom za vesanje, que se traduce literalmente en Casa para colgar… como la de la abuela Khaditza… como la mía.

lunes, junio 14

Paul Bettany ya no es un ángel bueno

Antes pensaba que cualquier sacrificio valía para ver en el cine a Paul Bettany. Pero no. Legion (Legión de Ángeles, en la obviedad de los títulos en español) es una de las películas más malas que he visto en mucho tiempo.

Michael, mi querido Bettany, es el ángel que desafía a Dios cuando éste se ha cansado de los errores de la humanidad (¿libre albedrío?) Así que “vuela” a la tierra, se corta las alas y decide defender con armas de pandillero al bebé que nacerá la noche de navidad, el próximo Salvador.

Con el respeto que se merece el director y experto en efectos especiales Scot Stewart, Legion, su primer largometraje, me pareció una mala adaptación de The Terminator, en mi humilde opinión.

Desde la primera escena, la voz en off de la madre embarazada señalando con un discurso apocalíptico lo que vendrá después, en medio de un paisaje desértico, recuerda a Sarah Connor, pero con menos agallas. La bajada del cielo del ángel protector es como la llegada del hombre del futuro, que a la vez es padre de la criatura, nuestro salvador: John Connor. Incluso cuando vienen "los malos" (humanos endemoniados), alguien mira al horizonte y ve venir la tormenta. ¿A qué les recuerda? ¡A la última escena de Terminator!

A pesar de lo aburrido y retórico del guión me gustó la propuesta de poner a Dios y a su ejército de ángeles, comandados por Gabriel, como los chicos malos. Al final de la batalla en la que esperaba -por lo menos- buenos efectos especiales, no sabemos quién es quién entre tantos errores, arrepentimientos, otra vez libre albedrío y perdones del Cielo.

Mi compañero en esta aventura de cien minutos de duración, insistió en que esa trama y algunos diálogos le recordaban otra película: “esto del Dios que perdona al ángel rebelde y Gabriel de por medio ya lo he escuchado”. Pensamos y coincidimos: Constantine, con Keanu Reeves, donde la bellísima Tilda Swinton es el ángel Gabriel.

También recordé el poster de Rosemary´s baby, por una escena casi fotográfica en un peñasco, y otros detalles de otras películas del género de terror y ficción.

Lo cierto es que, aunque Paul Bettany luce hermoso con bronceado y tatuajes en todo el cuerpo, no vale una entrada al cine, ni dos, mucho menos un domingo de lluvia de otoño.

domingo, junio 13

Una visión de los skinheads y las Malvinas

¡Como me gusta el acento británico! Y si los que hablan son los chicos malos, ¡pues, más!

This is England, dirigida por Shane Meadows en el 2006, es una muestra de cómo los chicos malos de los suburbios ingleses hacían valer sus creencias en una sociedad que no les prestaba mucha atención.

“Es un drama centrado en jóvenes skinheads de principios de los años 1980”, dice la sinopsis... se trata de los cabezas rapadas que ondeaban la bandera del racismo y el nacionalismo, mientras sus padres venían al sur a luchar en la Guerra de las Malvinas.

El personaje principal, Shaun, (Thomas Turgoose) es un niño de 12 años que alucina, literalmente, por la vida que llevan los chicos de la banda liderada por Combo (Stephen Graham). Shaun perdió a su padre en la guerra, y Combo se aprovecha de su vulnerabilidad para guiarlo por “malos caminos”.

Racismo, política y drogas son los tres componentes principales de esta película. Los mismos de American History X, aunque en un contexto diferente, y por qué no, los de algunas escenas de Sympathy for the Devil, donde las Panteras Negras hacen sus manifiestos. La música es alucinante, al mejor estilo de Trainspotting.

Es interesante ver este filme de Meadows desde el sur, donde los argentinos lamentan la triste historia de las Islas Malvinas, las que dicen que perdieron pero siguen peleando desde el discurso político.

Una guerra donde murieron 649 militares argentinos, 255 británicos y 3 civiles isleños. En This es England, los británicos llevan las de perder.

jueves, junio 3

Cillian Murphy: intenso y talentoso

Peacock (2010), el segundo largometraje de Michael Lander, no es más que un “homenaje” a Psicosis de Hitchcock, los mismos dilemas de la doble personalidad, la presencia de la madre posesiva, el asesinato, el abismo y la locura.

Muy buena la actuación de Cillian Murphy (el Dr. Jonathan Crane o The Scarecrow de Batman: The Dark Knight) quien hace un doble papel, o mejor dicho, las dos personalidades de John Skillpa. Es intenso, tierno y malvado, al mejor estilo de Norman Bates.

El peso actoral recae también sobre la talentosa Susan Sarandon, aunque en un papel reducido. Actúan también Ellen Page, otra vez madre soltera!, y el bellísimo Josh Lucas.

La sinopsis dice: John Skillpa es un oficinista que vive en una pequeña localidad y que oculta un secreto, tiene doble personalidad, él es John, pero también Emma, hombre y mujer. Cuando, tras un accidente de tren, le descubren en su versión femenina, trata de convencer a todos en el pueblo de que se ha casado, de que en la casa viven dos personas.

Yo digo: película para ver un domingo por la tarde en televisión, mientras pensamos qué hacer de comida. Te roba la atención pero no te mueve el piso… algo así como cuando conoces a alguien en un bar. ¡Sólo para pasar un rato!