domingo, junio 20

Sobre esas pequeñas cosas...

Perdemos tanto tiempo en tratar de conseguir “lo grande”, que dejamos pasar los detalles, esas pequeñas cosas que hacen nuestra existencia un poco más feliz. El amor está en esas cosas pequeñas: la tarde bajo el sol, el trago que se sirve al momento oportuno, el baile que divierte, y el vacío que entristece pero que –como vuelta de tuerca- te hace sonreír al recordar que no se está vacío completamente, porque justamente llenan esas pequeñas cosas que hicimos ayer, o en la otra vida.

Esta es mi sinopsis de A single man, el filme de Tom Ford por el que Colin Firth fue nominado al Oscar como mejor actor y ganador del mismo renglón en el Festival de Cine de Venecia.

Es una historia muy bien contada, donde Ford, antiguo modisto de Gucci, utiliza la saturación del color para marcar las tensiones, mientras que el flashback se vuelve gris y lejano. Es evidente la influencia de la estética de Wong Kar-Wai, incluso en la banda sonora. Mención aparte merece la actuación de Julianne Moore como Charley, su mejor papel después de Linda Partridge, en Magnolia.

Un hombre soltero es la primera película de Ford y es una adaptación de la novela de Christopher Isherwood que cuenta la historia de un profesor inglés que vive en Los Ángeles y a quien el mundo se le derrumba después de perder a su pareja. La novela, es un símbolo de la liberación gay de los años 60.

Después de días de duda y desconsuelo, una noche de vinos puede cambiar la perspectiva, una película como ésta también… al fin y al cabo, soy solo una mujer soltera.

2 comentarios:

  1. Me gustó muchísimo esta peli en cuanto a la estética de la imagen, lo que supongo que era algo predecible siendo Ford el director.
    Un amigo, que también tuvo en algún momento un blog de cine me dijo que esa parte le jugó en contra a la película.
    Si bien creo que no le jugó totalmente en contra, ciertamente me parece que es un elemento muy marcado, aunque confieso atractivo a mi parecer, una diagramación super armónica en cada imagen (creo que le llaman cuadro o fotograma)que puede parecer el trabajo de un estudiante modelo y perfeccionista de una escuela de cine, pero que aún le falta un poquito de practica para ser el acabado final y profesional de una pieza de Romanek.
    Por su parte, la cara del actor que hizo el papel de Kenny me llamó muchísimo la atención porque recuerdo que la había visto de algo importante y me rompía la cabeza recordar el dónde, hasta que San Google hizo el milagro: Es un personaje de la serie Skins de MTV y apareció en The Weather Man y About a Boy, junto a Hugh Grant y mi amada Toni Collette. Me sorprendió mucho el cambio, me pareció una persona totalmente distinta, pero supongo que de eso se trata la actuación ¿No?

    ResponderEliminar
  2. Edu!!! bienvenido de nuevo.
    No creo que la estética le jugara mal a la película. Es excelente. Me parece que permite otra visión del cine gay mezclado con los tormentos de cualquier hombre. Supongo que Chow Mo(2046) también sentiría esos calentones con cualquier chica.
    Si de estéticas se trata -y a propósito de tu comentario en Walk on water- creo que en algún momento dejaremos de llamar a estas películas "cine-gay" o "pro-gay"... así como ya no se dice "cine de negros" o "pro-negros"... entonces hablaremos de estéticas más libremente.
    ¡Que así sea!

    ResponderEliminar