domingo, julio 11

Terapia de ex parejas

Todos tenemos un ex es la Love actually italiana. En la versión británica de Richard Curtis el amor está en todas partes (Love around es el tema principal de la peli) mientras que en la comedia italiana, dirigida por Fausto Brizzi, hay encuentros y desencuentros. Incluso los momentos más importantes de Love actually, la navidad, la escena final de besos, el aeropuerto, son reinterpretados en Ex (2009)

Lo bueno de esta versión es que la comedia italiana es diferente a la inglesa: más real, más absurda y menos “cómica”, pero divertida. Tiene aportes interesantes como unos niños que se quieren divorciar de sus padres o un cura enamorado. La película tuvo gran éxito en Italia donde fue vista por más de dos millones de personas y recaudó más de doce millones de euros.

Seis parejas demuestran, una vez más, que el “felices para siempre” se quedó en Cenicienta, es del siglo pasado, que la vida es imperfecta y que hay que sortear el “feliz” y más aún el “para siempre” para medio-vivir en paz. Como leí en una crítica a la película, es una “terapia de pareja del siglo XXI”.

Llegué al video club y le dije al chico simpático que siempre me atiende que quería algo para una noche enferma –muchos mocos, mucha pizza- y me recomendó Todos tenemos un ex. No quería aceptarla, justo en esta época en que me convertí precisamente en una ex.

¿Una ex patriada? ¿Una ex reclusa de mis costumbres? ¿Una ex mujer-normal-que-ve-películas-para-divertirse?, una ex no-lo-sé… lo único que quiero en este momento es ser una ex tonta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario