domingo, julio 25

White: igualdad

White es la segunda parte de la trilogía Tres Colores de Krzysztof Kieslowski inspirada en las famosas “libertad, igualdad y fraternidad” de la revolución francesa.

En Blanco, Kieslowski honra la igualdad mostrando una trama llena de desigualdades.

Karol (Zbigniew Zamachowski, pronúncielo usted, yo no pude) es un peluquero polaco que ama a su mujer Dominique, una francesa amargada que quiere el divorcio porque a Karol no le funciona “el amigo”. Karol parece ser un perdedor pero gracias a su astucia logra tener lo que siempre ha querido: dinero, amigos y a su mujer enloquecida por él, no importa el precio que tenga que pagar.

Dominique es interpretada por Julie Delpy, una de mis favoritas.

Es una historia divertida. Muy diferente a Blue. En esta segunda entrega de 1994, Kieslowski comienza a “asomar” los encuentros entre los personajes de las tres películas que conforman la saga. Hay que estar atento a los detalles, ir armando las historias.

Aunque no tiene la majestuosidad visual de Blue, ya que el blanco es un color más común, tiene una luminosidad perfecta. Es magnífica. La banda sonora también es de Zbigniew Preisner, único compositor del director polaco.

Pensaba en Karol, un tipo que ha quedado sin papeles en un país extranjero, y todo lo que tiene que afrontar por hablar un idioma distinto, y pienso en los miles de inmigrantes que tienen que pasar por los mismos apuros: dormir en las estaciones de trenes, sacar música de un peine o cualquier objeto para ganarse una limosna, robar, etc.

Más allá de la ficción del cine, no todos tienen la suerte de Karol, muchos se quedan en el intento. Es un tema para reflexionar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario