miércoles, agosto 18

Volví, con concierto

Asuntos personales imprevistos me han alejado de este blog y de otros placeres cotidianos. Esta mañana amanecí pensando cómo he dejado de escribir si es una de las pocas acciones que me mantiene con los pies en la tierra y la cabeza en las nubes. Además después de ver esta maravilla de película, sería muy egoísta de mi parte, guardarme mis impresiones y no compartirlas con mis lectores (digo… ¿hay alguien ahí?)

Le concert (2009), dirigida por Radu Mihaileanu una producción francesa-italiana-rumana  que deleita de principio a fin.

La sinopsis dice así:
En la época de Brezhnev, Andrei Filipov era el mejor director de orquesta de la Unión Soviética y dirigía la célebre Orquesta del Bolshoi. Pero en plena gloria, tras renunciar a separarse de sus músicos judíos, entre los que estaba su mejor amigo Sacha, fue despedido. Treinta años después, sigue trabajando en el Bolshoi, pero ahora… como limpiador. Una noche que Andrei se queda hasta tarde sacando brillo al despacho del jefe, encuentra un fax dirigido a la dirección del Bolshoi: se trata de una carta del Teatro de Châtelet invitando a la orquesta oficial a que vaya a dar un concierto a París. De repente, a Andrei se le ocurre una idea loca: ¿por qué no reunir a sus antiguos compañeros músicos, que viven de hacer trabajillos y chapuzas, y llevarlos a París, haciéndoles pasar por el Bolshoi? La tan esperada ocasión de tomarse la revancha por fin ha llegado.

Yo digo:
Mi secuencia favorita del cine, creo que lo he mencionado antes, es la primera escena de Hiroshima mon amour ¡No hay una escena como esa en toda la historia del cine! Otras secuencias, como la final de Cinema Paradiso, donde Toto grande encuentra la cinta que le dejó Alfredo con todos los recortes de besos de películas, es inolvidable… y muchos tendrán sus favoritas, el beso en Casablanca, la muerte de King Kong, Bridget Jones cantando borracha, ¡qué sé yo! Pero esta última escena de El concierto es hermosa.

Más de 10 minutos: la orquesta, que tiene 30 años sin tocar, acompañada por la famosa violinista Anne-Marie,( Mélanie Laurent, la rubia vengadora de Inglourious Basterds) interpreta el Concierto para Violín de Tchaikovsky ¡completo!… es encantadora, perfecta, inmejorable.

No sé si estoy muy sensible estos días últimos de invierno, pero por primera vez la música clásica me arranca las lágrimas.

Aquí la escena subtitulada: Le concert.

¡Disfrútenla!

3 comentarios: