domingo, septiembre 12

El pequeño Gene Kelly de Durham

“Que me guste el ballet no significa que sea marica”

Billy Elliot cumple 10 años de estrenada y todavía es una película que provoca ver una y otra vez.

Dirigida por Stephen Daldry (el mismo de otra de mis favoritas The Hours) Billy Elliot narra la historia de un niño de Durham (Inglaterra) que decide ser bailarín justo cuando el condado atraviesa la dura huelga de mineros en 1984. La señora Wilkinson (Julie Walters) será la encargada de llevar al pequeño Billy (Jamie Bell) a la prueba del Royal Ballet, mientras su familia, hombres machistas y empobrecidos, se niegan.

Más que una película sobre el baile (como Footloose o Fama) Billy Elliot está llena de símbolos que nos ubican en contextos diversos: políticos, sociales, culturales. Muestra otra mirada sobre la adolescencia, la muerte, las decisiones, los amigos, la familia y la visión de la sociedad más conservadora sobre los homosexuales. Todo perfectamente  mezclado para hacer una película dulce, divertida e inolvidable.

Las mejores secuencias:
  • La señora Wilkinson y Billy leen la carta que su madre le ha dejado antes de morir, para encontrar inspiración.
  • La persecución de la policía a Tony, el hermano rebelde de Billy.
  • El baile en el que Billy suelta toda su ira al perder la prueba de la escuela de ballet.
  • En la escena final, la expresión de Jackie, el padre de Billy, cuando lo ve elevarse sobre los demás bailarines.

Es una película altamente recomendada, aún 10 años después, especialmente por la actuación de Jamie Bell.

A este post podría adjuntar cualquier video de Billy Elliot o de T-Rex (grupo principal de la banda sonora), pero prefiero que recuerden esto: Jamie Bell en uno de los videos más polémicos de Green Day: WAKE ME UP WHEN SEPTEMBER END.

1 comentario:

  1. A propósito de los 10 años de la película. A propósito del próximo concierto de Green Day en Buenos Aires. A propósito del 11S. A propósito de la vida.

    ResponderEliminar