martes, octubre 12

Terapia: comer, rezar y amar (el orden no importa)

Mujer:
si estás deprimida por alguna causa, esta película puede ser una especie de terapia. Si, por el contrario, andas en tu mejor momento, puede que también.

Aunque debe ser más terapéutico leer el libro que ver la película, Comer Rezar Amar es una buena opción para una noche solitaria, acompañada de un buen te para la reflexión posterior.

Dirigida por el actor-director Ryan Murphy y basada en la historia real de Elizabeth Gilbert, Eat Pray Love está protagonizada por Julia Roberts quien interpreta a Liz, una divorciada que no ha encontrado el equilibrio de  su vida por lo que decide emprender un viaje lleno de sorpresas, necesita algo que la sorprenda. En Italia, comerá; en la India, aprenderá a rezar, y el amor lo reencontrará en Bali.

Los primeros 60 minutos recuerdan mucho a Under the Tuscan sun (con Diane Lane): una mujer divorciada, la huida, la soledad, y el reencuentro con su propio ser cuando aprende a perdonarse. Los otros 80 minutos, por momentos aburridos, son otra cosa. Otro ambiente, otros personajes.

Acompañan a la encantadora Julia Roberts: James Franco, Richard Jenkis y Javier Bardem en un papel de brasilero poco creíble, pero ¡es Bardem!

Con menos chipas de comicidad, Comer Rezar Amar también recuerda a Runaway Bride. Especialmente por aquello de “no saber cómo le gustan los huevos” a Julia. Aquella acusación que le hace el personaje de Richard Gere sobre no tener personalidad y tratar siempre de mimetizar a sus parejas, por eso los dejaba en el altar. En Comer Rezar Amar,  un personaje secundario dice lo mismo.

Es una buena película, aunque la crítica no ha sido muy compasiva. El carisma de Julia Roberts, la ternura de James Franco y la sensualidad de Javier Bardem ayudan a sobrellevar las dos horas de comida, oración y llanto.

Yo, prefiero siempre comer.

Aquí el tráiler: EAT PRAY LOVE

2 comentarios:

  1. me gusta mucho esta parte de la película cuando liz come mucha pizza.
    la copié:
    estoy harta de decir que no, de despertarme al día siguiente y hacer memoria de todo lo que el día anterior me comí, de contar cada caloría he ingerido, para saber exactamente cuánto desprecio tengo que llevarme a la ducha, no tengo ninguna intención de ser obesa, pero dejo de sentirme culpable.

    felicidades por el blog
    ale

    ResponderEliminar
  2. otra peli que muestra la "basica" escencia de la vida... pero con una perspectiva bien cautivadora ;)

    ResponderEliminar