viernes, noviembre 19

¿Empujamos?, mujeres.

Amo Mérida. A pesar de mi regionalismo-maracucho-exagerado, si pudiera escoger un lugar para vivir mis últimos años sería Mérida. No es París, no es Praga ni Buenos Aires. Es Mérida, en los andes venezolanos. 

Cuatro litros por tonel, el documental de Belimar Román que se estrena hoy en esa ciudad, me recordó mis andanzas por esas montañas amables y pacíficas.

Mérida es la cuna del cine venezolano. Desde ahí se generan propuestas importantes, otra no tanto. Tuve la oportunidad de ver Cuatro litros por tonel antes de su estreno para contribuir con un texto.


Este es mi aporte a la película. Un granito de arena al cine venezolano:


Un grupo de mujeres de Mixteque, un pueblo ubicado al noreste del páramo merideño, da cuenta de la realidad de las cooperativas agropecuarias y la lucha de los agricultores por mantener sus costumbres.

Belimar Román, lo sabe. La directora de Cuatro litros por tonel nos muestra la perseverancia y el desasosiego de los oriundos de estos parajes. Las mujeres que forman la cooperativa Mubay, una productora de abono orgánico a base de humus de lombriz, ven mermado su trabajo por no contar con un transporte adecuado para ello.

Cámara en mano, detrás de los protagonistas, Belimar Román se hace cómplice en esta historia. Divertidas situaciones hogareñas nos recuerdan la cultura de una tierra que se resiste al olvido. Un camión que hay que empujar para que ande, la ayuda del vecino, el café recién colado, los niños que participan en los quehaceres diarios y, especialmente, el entusiasmo. El entusiasmo necesario parta afrontar la burocracia y la competencia industrializada.

Cuatro litros por tonel es una mirada oportuna al mundo de las cooperativas, a la solidaridad del otro, pero, sobre todo, al empeño de la mujer venezolana por forjarse una vida mejor, de vuelta al contacto directo con la tierra. Donde todo comenzó, donde todo debe volver.


Toda la info aquí: CUATRO LITROS POR TONEL...

2 comentarios: