jueves, noviembre 11

Música underground iraní

"Un docudrama sorprendentemente franco (...) abierta protesta contra la censura y la represión de las libertades individuales" (Deborah Young: The Hollywood Reporter)

Con esta recomendación cualquier se interesa por Nadie sabe nada sobre gatos persas (Kasi az gorbehaye irani khabar nadareh) la última película del iraní Bahman Ghobadi. Pero los resultados serán aún mejor.

Es un semidocumental que cambia totalmente el registro de Ghobadi, después de Turtles can fly (2004) o Niwemang (2006). Cámara en mano, introduce un argumento de ficción para contar una realidad. El director, que aparece también en escena, sigue trabajando con jóvenes no actores que se representan a ellos mismos.

Negar y Ashkan desean abandonar Irán para tocar sus canciones en un festival en Londres, pero antes tendrán que formar una banda y conseguir pasaportes y visas. En esta travesía aparece Hamed, un aventurero que les irá presentando los mejores músicos del movimiento underground iraní.

Ghobadi forma parte de la tercera generación de la Nueva Ola Iraní, un cine que se niega a callar los atropellos políticos y religiosos y que se ha convertido en una fuerza cultural del país. Nadie sabe nada sobre gatos persas tiene un final impredecible –sorprendente- que representa a toda una generación privada de sus derechos culturales.

En Irán, los gatos y perros no pueden salir de la casa, por eso Ghobadi utiliza la metáfora de “los gatos” para representar a los jóvenes músicos que se esconden para tocar, muchos han estado en prisión. Lo mismo sucede en el cine, aunque en menor escala.

Demás está decir que la banda sonora es excelente. El director incrusta imágenes de un país represado que se mueve al ritmo del indie rock, el metal, el pop, el reggae y más.

En la web oficial francesa de Nadie sabe nada sobre gatos persas se pueden escuchar tres tracks: ¡PLAY!
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario