martes, noviembre 16

Nadie sabe... nadie dice

Akira es un niño de 12 años que, en menos tiempo de lo esperado, tiene que convertirse en hombre para cuidar a sus hermanos Kyoko, Shigeru y Yuki, ya que su madre los abandona para irse con su nuevo novio. El dinero pronto se acaba, y Akira tendrá que ingeniárselas para poder darle de comer a sus hermanos. Las calles de Tokio se vuelven su refugio.

Niños de padres diferentes que nunca han ido a la escuela, una madre irresponsable y egoísta, una niña convirtiéndose en mujer… parecieran ser personajes exagerados para Nobody knows (Dare mo shiranai), escrita y dirigida por  el japonés Hirokazu Koreeda en 2004; pero basta leer los diarios de hoy para darse cuenta de que es una historia muy parecida a la realidad.

Koreeda tomó un hecho real de 1988 para construir un mundo donde se pierde el límite entre la ficción y la realidad, ya que usa algunas técnicas de documental. Además, se apropia de las cuatro estaciones para contar la historia (algo como Primavera, verano, otoño, invierno... y primavera, de Kim Ki-duk) mientras los niños se desarrollaron física y psicológicamente en la vida real, al igual que los personajes.

Difícil no llorar, difícil no estremecerse… película imperdible que no decae en clichés a pesar de ser una historia común. El lenguaje del cine japonés más refinado.

Es simplemente hermosa.

3 comentarios:

  1. La vi hace años. Es muy trágica! Muy buena!

    Por cierto FUIFUIUUUUU... nuevo look, no?

    Chau!

    ResponderEliminar
  2. LA VI ESTE FINDE Y ME PARECIO ABERRANTE LA ACTITUD DE UNA MADRE ,PERO ES EXELENTE INES MAR DEL PLATA

    ResponderEliminar