miércoles, noviembre 17

Otro seductor francés

Todo gigoló tiene su talón de Aquiles, eso no es novedad. Pasa lo mismo con las mujeres, aunque dejemos siempre al hombre la etiqueta de “quiere con todas”.

En el cine, tampoco es una novedad. Es una historia trillada. L'arnacoeur (Los seductores) viene a formar parte de esa lista de largos y cortos que tiene que ver con el hombre que seduce a todas hasta que una mujer única, que se resiste, logra seducirlo y enamorarlo hasta el final feliz. Sin embargo, a pesar de lo caricaturesca y conocer de memoria el desarrollo de la trama, es una película divertida de principio a fin.

Álex y su hermana se dedican a separar parejas. Desde Mónaco hasta Marruecos, ningún sitio está demasiado lejos y ningún trabajo es demasiado grande. Con una tasa de éxito del 100%, son los mejores en lo que hacen. Por más inmoral que pueda parecer su profesión, ellos tienen su propio código de honor: Regla nº1: Nunca separar una pareja estable. Regla nº2: No enamorarse jamás (algunos de mis amigos dirían: Regla nº3: No salir con estudiantes). Pero cuando un hombre los contrata para terminar la relación de su hija con su novio, empiezan a romper las reglas.

Dirigida por Pascal Chaumeil, Los seductores está protagonizada por Romain Duris (el mismo de Las muñecas rusas), como el seductor  Alex, y Vanessa Paradis, en el papel de la niña rica Juliette Van Der Becq. Mélanie (Julie Ferrier) y Marc (François Damiens) son la pareja que ensalzan con mucho más humor las aventuras de Alex. El quinto personaje es el bello actor inglés Andrew Lincoln, el novio que Alex tendrá que sacar de la vida de Juliette.

L'arnacoeur no será un mito en la historia del cine francés (no es suficientemente sustanciosa) pero desde su estreno en octubre se ha convertido en la película francesa más taquillera del año 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario