jueves, noviembre 18

¡Volvió la Harrypottermanía!

No sé cuál encantamiento usó Eduardo, pero consiguió dos entradas a mitad de precio para el pre estreno de Harry Potter y las reliquias de la muerte (Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 1). Y ahí estábamos los dos, casi a media noche, en primera fila –poco recomendado para el cine- con un balde de pochoclos/cotufas sufriendo con Harry, Hermione y Ron. (Daniel Radcliffe, Emma Watson y Ruper Grint)

El domingo anterior había leído en Clarín una entrevista a Radcliffe donde señalaba lo triste que era para estos tres amigos inseparables dejar los personajes con los que habían crecido. Esta última entrega de J.K. Rowling, dividida en dos partes, explota en pantalla toda la tensión que viene gestándose desde El Prisionero de Azkabán (la tercera y mi favorita de la serie) donde comienza la verdadera intriga. Definitivamente la vida de los alumnos de Hogwarts cambió desde la reaparición de Voldemort.

Escribir sobre sinopsis o capítulos sería redundar. Seguramente, muchos de los que leen este post habrán leído los libros o deben conocer por referencia directa o indirecta la leyenda del niño mago que lucha contra el mal. Aún así, está séptima entrega, la tercera dirigida por David Yates, tiene una fotografía impresionante, las actuaciones son cada vez mejores (como era de esperarse después de tantos años), efectos bien logrados y un suspenso, literalmente, mágico.

Una frase de Eduardo fue contundente anoche: “todo actor británico que se respete ha pasado por Harry Potter”… no sé si “todo actor británico” pero Ralph Fiennes, Gary Oldman, Alan Rickman, Julie Walters, Helena Bonham Carter y Jason Isaacs son un ejemplo. En Las reliquias de la muerte dos nuevos actores se unen a la saga: mi adorado Bill Nighy, como el Ministro de Magia, y Rhys Ifans como el padre de la enigmática Luna Lovegood.

Recomendada 100%. No apta para personas anti-magia y anti-harrypottermanía.

Por mi parte, tendré que esperar entonces hasta el próximo año para la continuación del capítulo final de Harry Potter. Mientras tanto sigo practicando el Espectro patronus que tanta veces me ha salvado.

2 comentarios:

  1. El Regaterus es un embrujo antiguo de la tribu Jirahara, los barquisimetanos lo conocemos bien...(He debido usarlo con el depto, de seguro lo haré para el reintegro).
    Mañana para variar llego tarde, pero al menos ya volví por acá.

    ResponderEliminar
  2. jejeje... bueno espero que te funcione ese embrujo hasta el año que viene cuando se estrene la segunda parte de Las reliquias de la muerte... beso!

    ResponderEliminar