jueves, enero 27

Adrenalina imparable

Hombre en llamas, Dejavu, Marea roja y Asalto Al Tren Pelham 123 son cuatro de las 26 películas que ha dirigido Tony Scott. Las cuatro con Denzel Washington como protagonista.

La verdad es que esta es una pareja explosiva. Scott maneja los efectos catastróficos a la perfección y Washington –aún entrado en años- puede seguir siendo el héroe que encanta a los norteamericanos.

Unstoppable (Imparable) es la historia de un veterano mecánico ferroviario (Denzel Washington) y un joven conductor (Chris Pine) que luchan en una carrera contra reloj para detener un tren incontrolado sin conductor, como si fuera un misil del tamaño de un edificio, y así evitar que se produzca el desastre en una zona densamente poblada.

A esto se suma un matrimonio frustrado, un padre que ha quedado solo con sus hijas, una valiente trabajadora que controla todo desde su oficina (Rosario Dawson) y todo un Condado persiguiendo un tren endemoniado. Cada vez que aparecía en una curva, yo recordaba al Christine de Stephen King.

Interesante ver la propuesta del director sobre el papel de los medios de comunicación y la famosa “política del miedo” o “campaña del terror” de la que tanto habla Michael Moore. ¿Ficción? Lo dudo.

Tomando en cuenta que no soy muy amante del cine de acción entretenida, creo que este post vale mucho. Debo confesar entonces que me gusta Tony Scott y, aunque Imparable es muy buena, mi preferida de Tony Scott siempre será El fanático, con Robert de Niro y Wesley Snipes.

No hay nada como ver una película de Tony Scott y toda su acción “imparable” en una sala de cine casi vacía con pochoclos salados y chocolates. Así recomiendo ver Unstoppable. Adrenalina pura desde que comienza, hasta que termina.

Gracias M.O. por repetir el miércoles cinéfilo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario