martes, enero 18

Cine guerrilla venezolano

No he visto aún Hermano ni Hora 0, dos de las películas venezolanas más aclamadas del 2010. Sí vi Las caras del diablo, por recomendación pública de mi amigo Valmore, cinéfilo empedernido.

Protagonizada por Jean Paul Leroux y dirigida por Carlos Daniel Malavé, cuenta la historia de Pedro Ramírez, un sub inspector de la policía que está obsesionado por un crimen sin resolver cometido a una menor. Tres años después, su hija Sara es secuestrada y ésta será la clave para dar con el criminal.

Se trata de una producción independiente dirigida por Malavé, que, para mí, tiene todos los méritos, ya que, bajo sus indicaciones, los actores utilizaron la técnica de la improvisación en todas las escenas. Además contó con la participación de sólo doce personas en el equipo técnico y el rodaje duró apenas cuatro semanas.

Basada en hechos reales y realizada bajo la modalidad del “cine guerrilla”, Las caras del diablo descubre toda la inmundicia y perversión que se genera en el tráfico de  niños para la prostitución y la influencia actual y directa de las redes sociales en estos casos. Otro mérito, aunque no sea una historia novedosa.

Sigo a Leroux (un cuerpo perfecto en 1,92 metros de estatura) desde que hacía de galán en el programa para la televisión Noche de perros. Después, cuando lo vi actuar en Secuestro Express supe que llegaría lejos.

En estos días en que se habla mucho del actor venezolano Edgar Ramírez por su nominación a un Golden Globe, vale también rescatar otros talentos de mi patria querida. Jean Paul Leroux es uno de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario