domingo, enero 2

Psicodelia en el vacío

Un viaje alucinante durante 2 horas y media. Drogas, sexo y perversión. Técnicamente es una obra maestra. Es arriesgada y visualmente impactante, con algunas escenas moralmente inaceptables e incómodas. Por esto, y quizás más, Juan Bacaro, seguidor fiel de este blog, la consideró en su Top35.

Enter the voil, escrita y dirigida por el irreverente director argentino Gaspar Noé, es una película –literalmente- psicodélica. El alucinógeno es la película misma.

Óscar y su hermana Linda viven desde hace poco en Tokyo. Él sobrevive traficando con drogas, ella trabaja como stripper en un club nocturno. Durante un forcejeo con la policía, Óscar cae herido tras un disparo. Aunque esté agonizando, su espíritu, fiel a la promesa de no abandonar a su hermana, rechaza abandonar el mundo de los vivos. Su espíritu vaga ahora por la ciudad y sus visiones son cada vez más caóticas”.

Noé hace una adaptación libre del Libro tibetano de los muertos para reflexionar sobre el mundo de las drogas y el sexo en un Tokio underground, con una estética insuperable. Después de Irreversible (2002), más famosa por aquella violación de Mónica Bellucci que por la narración en reverso de la trama, Enter the void es su mayor apuesta.

Se dice de Gaspar Noé que es “uno de los cineastas más irreverentes del cine contemporáneo, un virtuoso de la cámara que ahonda sin pudor en los rincones más oscuros del ser humano”… Ésta es la prueba.

Cámara subjetiva y “voladora”. Psicodelia total. Montaña rusa en la pantalla. Enter the void es un filme que recomiendo ver en buena compañía.

Al final, todos somos absorbidos por el vacío.
¡Feliz año nuevo!


 

1 comentario:

  1. Anoche le comentaba a una amiga (Habbi!) y que casualmente vió la película ayer también, que hay un video de Prodigy llamado "Smack my bitch up" http://dai.ly/2b27Lu que de seguro te recordará a "Enter the Void" (o al revés).

    El video fue censurado en MTV (solo se podía ver de madrugada), pero aun ganó muchos premios, sobre todo en el MTV europeo.

    Y, también está el caso de "Le Scaphandre et le Papillon", en donde el director Julian Schnabel, intento hacer una cámara subjetiva del protagonita, quien tiene el "síndrome de cautiverio " luego de una embolia. Solo mira por su ojo izquierdo, y puede pestañear.

    La película está hecha desde esa perspectiva; pero ya esto es tan arriesgado que la cámara subjetiva no es al 100%, sino paacial. La película no la vi completa, a pesar de tenerla aquí en DVD.

    Si existen otras películas con full cámara subjetiva, pues no las conozco, o no las recuerdo en este momento...

    Feliz 2011!

    ResponderEliminar