miércoles, enero 26

Voy con James Franco, 127 veces

Esta es una de esas películas que veo sin leer nada antes. Mientras menos contaminada esté, mejor. Sólo había escuchado que era buena, que era Danny Boyle y que James Franco actuaba genial. ¡Vaya sorpresa! Resultó ser mejor de lo que imaginaba.

127 hours es la verdadera historia de Aron Ralston. En una escalada, una piedra cae sobre su brazo y lo atrapa en un cañón aislado en Utah.  Durante los próximos cinco días Ralston examina su vida y sobrevive como puede para descubrir finalmente que tiene el coraje y los medios para liberarse a sí mismo por cualquier medio necesario, escala una pared de 65 pies y caminar más de ocho millas antes de ser finalmente rescatado. A lo largo de su viaje,  recuerda amigos, amantes, familia… hace un recorrido por su vida.

Se dice que la película ha causado decenas de desmayos en las salas de cine, por la crudeza de algunas escenas… pues Boyle trata de ser lo más fiel a la historia real.

Si buscan en Wikipedia encontrarán todo sobre la vida de Aron Ralston y sus heroicas aventuras. Y la película, basta googlearla para enterarse de todos los pormenores, incluso las seis nominaciones que recibió para los Oscar.

Pero más que saber sobre la película vale la pena verla. James Franco hace un papel importante para su carrera, quizás el mejor hasta ahora. Cillian Murphy fue la primera opción del director para el personaje, pero -aunque también me gusta mucho- creo que Franco fue perfecto.

Muy lejos de Slumdog Millionaire, Boyle propone otra mirada al ser humano y su compleja forma de relacionarse con el mundo.

En 127 hours, A.H. Rahman vuelve a trabajar con Boyle. Esta vez con una banda sonora que acompaña la transformación del personaje. Tiene tracks excelentes que ya se consiguen en internet.

¿Serán Boyle y Rahman los nuevos Tornatore-Morricone?
Creo que aún no. Que la historia me juzgue, mi voto es no positivo.

Escuchemos algo del soundtrack...

5 comentarios:

  1. La vimos anoche. Como me conozco de sobra, le pedí a Kelvin que me describiera las escenas más rudas mientras yo me tapaba la cara con las dos manos (como hacía mi hermanito cuando Michael Jackson se convertía en lobo). Creo que me perdí una parte importante, y creo que vale la pena que me envalentone y haga estómago para verla de nuevo.
    Rara vez una película "based on a true story" logra cuestionamientos, conmociones y disparadores filosóficos de semejante calibre.
    Tras horas de lucha pude finalmente conciliar el sueño, pero la mano me duele todavía.

    ResponderEliminar
  2. Espero que te hayas tapado la cara pero no lo oidos... además de lograr "cuestionamientos, conmociones y disparadores filosóficos de semejante calibre" el soundtrack es genial.
    Que la mano te duela es un buen efecto de la película, eso que llaman: "la magia del cine"

    ResponderEliminar
  3. 127 horas descritas con mucho realismo... Muy buena la actuacion de JF algunas escenas muy crudas pero vale la pena verlas... Me gusto!!

    ResponderEliminar
  4. Sí, es excelente. La actuación de JF hace de esas escenas crudas, más crudas.
    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  5. Excelente película, me movió mil cosas... Me gustaron muchos aspectos: el manejo de las imágenes, la actuación impecable de James Franco, la combinación en dosis perfectas de detalles personales del verdadero protagonista de la historia, el manejo del sofá como recurso para llevarnos al mundo real... Dura, pero buena lección para la vida.
    Hercy Berrío Alvarez.

    ResponderEliminar