domingo, febrero 6

Annette Benning, superior

Un drama sobre conflictos familiares, un trío amoroso, hijos que buscan su camino…  lo que realmente quiere mostrar The kids are all right es el valor de la familia, no importa de qué tipo sea. La diferencia con otras películas del género es que, aquí, hay dos madres.

Eso ya lo vimos en los 90 con la inolvidable The Birdcage y en otras películas, así que no tiene nada de extraordinaria esta nueva anatomía promedio.

The kids are all right tienta la estabilidad de la nueva conformación de la familia, apenas socialmente aceptada, y la manera como sus individuos se relacionan entre sí.

Annette Bening es Nic, una doctora de éxito casada con Jules (Julianne Moore) aspirante a todo y centrada profesionalmente en casi nada. Ambas mujeres llevan una vida perfecta en algún lugar privilegiado de Los Ángeles en compañía de Joni (Mia Wasikowska – Alice in Wonderland) y Laser (Josh Hutcherson), sus dos hijos nacidos de un mismo donante desconocido. Paul (Mark Ruffalo) resulta ser ese padre perdido, un hombre exitoso y mujeriego. El encuentro entre los tres traerá el posterior de ambas madres con Paul, lo que agrandará el círculo familiar… ahí comienzan los conflictos.

Escrita y dirigida por Lisa Cholodenko (directora de la serie de TV The L word) es una propuesta independiente que mantiene un buen clímax, es realista y sincera. Sin embargo, se le nota la costura del feminismo: no importa la situación, los hombres siempre tienen la culpa. Un discurso ya agotado en esta sociedad.

Lo mejor es el casting. Los cinco actores son excelentes y Ruffalo volvió a hacer el seductor que fue en In the cut (¡Adorable!). Superior, sin duda, es la actuación de Annette Bening quien le da toda la fuerza a la trama. Por este papel ganó un Golden Globe y tiene varias nominaciones a otros premios, incluyendo el Oscar y los BAFTA.

¡Sydney Ellen Wade lo volvió a hacer!

3 comentarios:

  1. Vi la peli.
    En general me gustó...No se que más opinar al respecto puesto que los que se llaman críticos y las personas que nominan a los premios, pero es que las actuaciones, si bien me parecieron buenas, no me parecieron brillantes, confieso en puntos como este desconozco los criterios para la valoración de una buena actuación, salvo que el actor me parezca convincente en el papel.
    Esto me hace recordar mucho Cuando Annette Bening ganó el oscar por American Beauty, muchos decían que era natural que ganara el oscar, que era un papel perfectamente creado para un oscar y que el actor que lograra encajar, sencillamente, lo iba a ganar.
    Nuevamente: no se como hacen para valorar una buena actuación.
    En cuanto a la peli en sí, tampoco me parezca la gran pieza, es un tema moderno si, pero a mi parecer no es el gran drama, ni las grandes imágenes ni las grandes crísis. Sólo una buena peli. Me explico, a veces me parecen que presentan una pieza extraordinaria, pero es otra peli más.
    Si tuviese que establecer una comparación diría que es como una versión hollywoodense, lésbica y hasta puritana y políticamente correcta de una de Almodovar.
    Espero que si por esas casualidades cósmicas el director manchego llegue a leer este post no se sienta ofendido.
    Besos para ti Adriana

    ResponderEliminar
  2. Edu, creo que si Almodovar leyera este post... yo moriría!
    Tu frase "es como una versión hollywoodense, lésbica y hasta puritana y políticamente correcta de una de Almodovar" es una buena crítica... mucho mejor que todo mi post.
    El papel de Annette Benning es fuerte, limpio, convincente, salva la película (y ojo! que soy objetiva, estoy olvidando que AMO a Mark Ruffalo por sobre todas las cosas)
    ;)
    Gracias siempre por pasar
    Beso

    ResponderEliminar
  3. A mi me agradó la película, pero no me termina de parecer creíble el intento de demostrar que eso es una postura "moderna" sobre la familia "americana". Es decir, no me parece del todo sincera. Incluso su aprobación en los premios de la Academia.

    Tampoco me gustó el desarrollo del personaje de Ruffalo. Me parece que su actuación está muy bien, pero al personaje, en el guión, siento que se le hace un tratamiento muy injusto y pareciera que intenta persuadir al espectador en tildar a Ruffalo de "villano invasor" (ya es moralista la cosa; digo, de mi lado). Pero no quiero hacer spoiler, así que no puedo comentar mucho más. El cierre no me gustó. Me parece incluso contraproducente dentro de la misma trama, e inclusive para el "mensaje"; si es que hay uno específico que deba parafrasearse en el film.

    El humor si me funciona bastante bien, y es bastante creativo el argumento para una comedia sexy/todo-público (con ciertas muecas de programa de tv). A mi se me hizo obvio que la dirección y el guión provienen de una mujer (muy posiblemente gay). ¿Nunca han adivinado el sexo (o tendencia) del director y/o guionista con solo ver 20 minutos de la trama?

    No puedo calificarla de brillante o magnífica, ni de una oda a la tolerancia. Creo que hay antecedentes mejores, y esto es un derivado con algunos aditivos. Pero, no está de más verla. Quizás hubiese funcionado un poco mejor con actores menos conocidos y con un caracter más "indie".

    ResponderEliminar