domingo, febrero 20

Rock and roll a bordo

Libertad, sexo, diversión y rock las 24 horas del día… cualquiera quisiera vivir la aventura de Pirate Radio.

Ambientada en la Inglaterra de los años 60, narra la historia de dos locutores de radio de una emisora pirata. En 1966, sin duda alguna la época del mejor pop inglés, la BBC sólo emitía dos horas de rock and roll a la semana. Pero la radio pirata inundaba el país con rock y pop 24 horas al día. Y 25 millones de personas, más de la mitad de la población, escuchaba cada día a los piratas. Carl (Tom Sturridge) acaba de ser expulsado del colegio, y su madre decide que pase algún tiempo con su padrino Quentin (Bill Nighy). Pero da la casualidad de que Quentin es el jefe de Radio Rock, una emisora pirata instalada en un barco en el mar del Norte, formada por un ecléctico grupo de pinchadiscos. Están encabezados por "The count" (Philip Seymour Hoffman), auténtico dios de las ondas  y enamorado de la música. Le apoyan Dave (Nick Frost), irónico, inteligente y con un cruel sentido del humor; Simon (Chris O’Dowd), un chico amable que busca el amor verdadero; Midnight Mark (Tom Wisdom), enigmático, apuesto y parco en palabras; Wee Small Hours Bob, especialista en programas de madrugada, música folk y drogas; Thick Kevin (Tom Brooke), el dueño del cerebro más diminuto conocido en la raza humana; On-The-Hour John (Will Adamsdale), el locutor de noticias; y Angus "The Nut" Nutsford (Rhys Darby), el hombre más pesado de Gran Bretaña. (Sinopsis de FILMAFFINITY)

Richard Curtis hace un homenaje a las emisoras piratas del Reino Unido, su auge en los años 60 y su posterior debacle a mediados de los 70. Buenas actuaciones y situaciones divertidas sobreviven al hundimiento de este barco.

Pirate Radio (The Boat That Rocked o Radio encubierta) está basada en historias reales de cientos de emisoras que funcionaron en aquella época y desaparecieron. Especialmente, hace referencia a Radio Caroline, un barco con una emisora popular pirata.

Bill Nighy, Philip Seymour Hoffman y Kenneth Branagh  protagonizan esta comedia donde todo es una sátira, incluso los momentos que podrían ser dramáticos se convierten en divertidos. Emma Thompson hace un personaje clave que aparece unos cinco minutos en toda la trama.

Un detalle: a pesar de que la historia se desarrolla en 1966, aparecen discos que aún no se habían producido, la historia musical es anacrónica.

Curtis es uno de mis directores favoritos de cine-champaña, sus únicas dos películas serán clásicos en mi filmoteca: Love Actually (2003) y ahora Pirate Radio (2009). Además, ha escrito las películas que forman parte de mis vivencias: The Girl in the Café (2005), Notting Hill (1999), El diario de Bridget Jones  (2001) y Cuatro bodas y un funeral (1994).

Para el que no lo conozca… Richard Curtis es el guionista de Mr. Bean.

De más está decir que el sountrack es ¡magnífico! Un adelanto de este bote-rock para que se enganchen:

3 comentarios:

  1. Excelente, me encantó la peli. La he visto ya tres veces, es una verdadera oda a la música en inglés. Todo el que ame el rock y el pop debe verla. ***** Five stars!!!!

    ResponderEliminar
  2. Tal como tú dijiste, es una película digna de tenerse en la videoteca personal. De nuevo reitero mi comentario en tu página en Fbk: Excelentes críticas las tuyas. Un saludo!
    Hercy.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Anómimo1 y Anónimo2/Hercy
    Sigamos viendo pelis!

    ResponderEliminar