martes, marzo 8

Comprar, tirar, comprar

La obsolescencia programada es el motor principal de la sociedad de consumo. Esta es la premisa del documental Comprar, tirar, comprar de Cosima Dannoritzer que puede verse en línea en la web de Televisión Española (rtve.es)

La historia comienza en Alemania a principios de 1900 cuando se crea “el cartel de las bombillas”, un grupo de hombres poderosos que regulaban la fabricación de bombillas en todo el mundo. Redujeron su “tiempo de vida” de 2500 a 1000 horas. En dos años todas las fábricas del mundo habían acatado la orden, de lo contrario, serían severamente sancionadas. Años después, esta idea quedó escrita: Bernard London habló por primera vez de “la fecha de caducidad” como medida necesaria ante la depresión económica del 30. Veinte años después, el mundo recuperó este concepto bajo la tendencia del consumo y la seducción de la industria.

Baterías que se “mueren” a los 18 meses de ser estrenadas, impresoras que se bloquean al llegar a un número determinado de impresiones, bombillas que se funden a las mil horas... ¿Por qué, pese a los avances tecnológicos, los productos de consumo duran cada vez menos?

No hay nada en este documental que no sepamos, solo que son temas de los que –normalmente- no se habla. La investigación propone entonces alternativas de reciclaje y defensa del medio ambiente, así como de los países más pobres que se convierten en grandes basureros de desechos electrónicos que envían los países desarrollados, como Estados Unidos y Alemania. Ghana es un ejemplo de esto, considerado como el país-basurero del mundo.

El profesor de la Universidad de París, Serge Latouche sentencia: “Quien crea en un crecimiento ilimitado es compatible con un planeta limitado o está loco o es economista. El drama es que ahora todos somos economistas”.

Me agrada del documental la referencia a películas clásicas que reflejan de alguna manera la relación del mercado y la sociedad consumista: Muerte de un viajante, la historia de Arthur Miller llevada al cine por László Benedeka en 1951; y El hombre del traje blanco de Alexander McKendrick, también del 51.

Yo recomendaría ver The Matrix y, por favor, escojan la pastilla roja.

Ver el documental completo y más info aquí: COMPRAR, TIRAR, COMPRAR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario