martes, marzo 29

Shinigamis al acecho

En un Japón violento e inseguro, Light Yagami encuentra en el suelo un extraño cuaderno en cuya portada se lee "Death Note" y en su interior vienen escritas una serie de normas; los nombres de todas las personas escritas en esa libreta, morirán. Cuando Light comprueba la eficacia de la Death Note asume el nombre de Kira y –siendo el chico más inteligente de todo Japón- decide usarla para limpiar el mundo de criminales. Debido a las numerosas muertes de criminales sin explicación, la policía empieza a sospechar y pide ayuda a un detective conocido como L, que intentará desvelar la identidad de Kira, antes que éste pueda matarlo.

Las Death Note son libretas de la muerte que los Shinigamis, dioses de la muerte, dejan caer a la tierra para divertirse un poco…

Death Note (Desu nôto) es una serie animada japonesa maravillosa. En tres días vi los 37 capítulos divididos en dos temporadas. Luego, me animé a ver las películas adaptadas a imagen real.

Death Note y Death Note: The Last Name están dirigidas por Shusuke Kaneko. Al estilo Kill Bill, la trama se desarrolla en dos entregas que fueron estrenadas en el mismo año, 2006. Hay una tercera película, L: Change the World, pero está fuera de la historia original del anime homónimo de Toshiki Inoue.

Como toda adaptación, las películas pretenden ser fieles al animado. La primera lo es, tanto que aburre. Pero en Detah Note: The last name, Kaneko utiliza recursos alternos a la historia para lograr la adaptación, haciéndola más atractiva.

En 2008 Hollywood lanzó su libreta de la muerte protagonizada por Jesse Spencer, Cillian Murphy y Evan Rachel Wood, pero no se sabe mucho de ella.

Death Note no es una historia sobre dioses de la muerte ni superhéroes anónimos. Por el contrario, el bien y el mal se conocen y se enfrentan utilizando su inteligencia. Es una guerra de intelectos. Más interesante aún: se muestra el poder de los medios de comunicación que controlan y manipulan a su antojo. Acertijos, mentes brillantes, dioses del más allá que se asombran ante la vanidad del ser humano, mafia, poder… de todo hay en esta historia.

El animé, ilustrado por Takeshi Obata, es superior a las películas. De eso no cabe duda.

En estas noches le conté a mi amigo R. que la serie Death Note me había atrapado, que después de verla –y ver las películas- soñaba con Shinigamis. Salimos a caminar y miré una vitrina ¡susto! ahí estaba Ryuk, un Shinigami en diminuto plástico. Al rato miré un grupo de gente y alguien llevaba un bolso con la L arábica que simboliza al detective L

Algo está pasando. Alguna señal debe ser. Quizás mi Shinigami está por llegar.

1 comentario:

  1. Aaaaaah! esto era lo que me contabas. La verdad no lo había entendido ¬¬

    ResponderEliminar