jueves, abril 14

Fleurs du mal (BAFICI)

Aquí hay tres mini historias:

Una. Googlear cualquier palabra nos conecta con un mundo de posibilidades y conocimientos nuevos, también podemos conocer un país o a una persona. A través de las redes sociales, especialmente Youtube y Twitter, Anahita y Gecko descubren los mundos de donde vienen.

Dos. Una crítica severa a los sistemas autoritarios y la represión a jóvenes y mujeres, a través de imágenes reales de las elecciones presidenciales de Irán en 2009.

Tres. Una historia de amor entre dos jóvenes con tradiciones e intereses muy diferentes que se sobrepone a cualquier hecho. La combinación perfecta entre alegría y tristeza, sosiego y desesperanza. El yin y el yang de la ópera prima del húngaro David Dusa.

Fleurs du mal, protagonizada por Rachid Youcef y Alice Belaidi, muestra la línea sutil que divide la ilusión del desaliento. Dusa combina el romance entre dos jóvenes que recién se conocen con imágenes crudas y violentas de los conflictos sociales del medio oriente.

Gecko es un chico que practica parkour, o “l'art du déplacement”. Anahita es una estudiante iraní que es enviada por su familia a París mientras pasan las revueltas en la Universidad de Teheran. Gecko trabaja en un hotel, baila y viaja. Anahita vive atormentada por lo que sucede con sus amigos en Irán. En estos términos se entienden los personajes…

Aquí hay tres cosas que me encantaron de la película:

Una. El nickname de Anahita es Miss Dalloway, como el famoso personaje de Virginia Woolf.

Dos. Este mini diálogo:
Anahita: Tu ignorancia es tu debilidad.
Gecko: No, es mi libertad.

Tres. El recurso del poemario de Baudelaire, Fleurs du mal, del cual uno de sus poemas dice -más o menos- así:

El Enemigo
Mi juventud no fue sino una tenebrosa tormenta,
Atravesada aquí y allá por brillantes soles;
El rayo y la lluvia han causado tal estrago
Que en mi jardín quedan muy pocos frutos bermejos.
He aquí que he alcanzado el otoño de las ideas,
Y que es preciso usar la pala y el rastrillo
Para reunir de nuevo las tierras inundadas,
Donde el agua abre agujeros tan grandes como tumbas.
¿Y quién sabe si las flores nuevas con que sueño
encontrarán en este suelo deslavazado como un arenal
el místico alimento que les daría vigor?
-¡Oh, dolor!, ¡oh, dolor! El tiempo se come la vida
y el oscuro Enemigo que nos roe el corazón
crece y se fortalece con la sangre que perdemos.
  

2 comentarios:

  1. aprovecho para decirte lo siguiente, ya que anima bqastante a un buen bloggero!

    ENHORABUENA DE CORAZON, POR ESTE PEDAZO DE BLOG


    me he decidido a hacer recopilacion de lso cientos de peliculas que veo, y me he propuesto ver MINIMO 365 peliculas en un año, por lo cual, y por tu buen gusto!! // reseñable en cualquier caso, ya que no veo los miticos estrenos comerciales // te agrego a favoritos en mi barrita de google chrome.

    un besito, y a seguir asi.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó ésta película, muy bueno el comentario, saludos :) PD: gracias por poner el poema de la película, lo estaba buscando :)

    ResponderEliminar