domingo, julio 17

Artillería pesada contra la CIA

Aunque con elementos muy Hollywood, ya predispone saber que Sean Penn está involucrado en el filme. Uno espera otra cosa. El patriotismo norteamericano, que tantas náuseas da en las películas de guerra y espionaje, es mucho más digerible cuando toda la artillería va contra la Casa Blanca.

Así es Fair game (mal llamada en español Caza a la espía), la película basada en hechos reales que cuenta la historia de Valerie Plamer, la mujer que fue a juicio por revelar los expedientes del CIA que desmentían la presencia de armas nucleares en Irak.

Dirigida por Doug Liman (el mismo de la saga Bourne) y protagonizada magistralmente por Naomi Watts y Sean Penn, Fair Game muestra como funcionarios de la Casa Blanca revelan la identidad de la espía Valeria Plamer y desacreditan a su esposo, el diplomático Joe Wilson. Wilson había escrito un artículo en el New York Times asegurando que la administración de Bush manipuló las investigaciones sobre armas de destrucción masiva para justificar la invasión de Irak.

Más allá de mis inclinaciones ideológicas, es una buena película. Con mucho suspenso, actuaciones impecables y un guión que raya en el documental. Es un registro público y una dura crítica al gobierno norteamericano.

Leí en internet este comentario “sinceramente deberían mostrar esta película en escuelas durante los próximos 100 años - debería ser considerada y requerida en clases de Historia. Pienso que es importante que este trocito del pasado no sea barrido bajo la manta en cualquier momento actual. Elogio a los fabricantes de esta película, elogio a Joe Wilson y Valerie Plame”.

Sr. Crítico-anónimo: no sé si esta película debería mostrarse en los colegios, yo preferiría que mostraran Metrópolis, Matrix o The Wall, pero me quedé tan indignada con el sistema, como Usted. Eso hace el buen cine.

1 comentario: