lunes, diciembre 26

El legado de Pina Bausch


Magia, belleza, inspiración, sensualidad, vida. Son las palabras que se me ocurren para definir Pina, el documental escrito y dirigido por Win Wenders del que todos hablan.

Se trata de un elogio al aporte que la coreógrafa alemana Pina Bausch hizo a la danza contemporánea. Aun sin conocer su trayectoria, cualquier espectador se deja envolver por la historia que hay detrás de cada coreografía; Wenders seleccionó las más conocidas de la Tanztheater Wuppertal Pina Bausch, para mantener 106 minutos de hermosas sensaciones. Una amistad de 20 años permitió que el talento de Wenders y el legado de Bausch se encontraran en este filme.

Puede ser que la danza en el cine pierda la profundidad que genera en el escenario, es como ver una obra de teatro desde la butaca más alejada. Pero en Pina no se siente ese efecto, mucho menos si se ve en 3D, donde los primeros planos son excelentes. Es una película visualmente impactante.

La dirección de Wenders es delicada y sencilla. La banda sonora inmejorable. Debo confesar que casi lloro cuando escuché Luna de Margarita del venezolano Simón Díaz.

El documental está rodado en escenarios urbanos y naturales de Wuppertal, ciudad alemana en la que Pina Bausch residió durante 35 años y hogar de la Tanztheater Wuppertal Pina Bausch.

Se sabe que el director alemán había estado trabajando con la bailarina para llevar al cine una superproducción de danza. El 30 de junio de 2099, 48 horas antes de la fecha estipulada para comenzar el rodaje, Pina Bausch murió de cáncer. Por insistencia de los bailarines de la compañía, Wenders decidió continuar con el proyecto como un homenaje a su gran amiga.

Un documental que se siente. Así de sencillo. Recomendado ver en 3D y en bonita compañía.

Aquí  les dejo una muestra de una de las coreografías más impresionantes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario