domingo, diciembre 4

La magia de Medianoche en París

Gil es el mejor personaje que he visto de Owen Wilson; antes fue Hansel en Zoolander, una comedia totalmente diferente a Midnight in Paris.

En Medianoche en París, Wilson encarna de manera muy convincente los típicos personajes conflictivos que Woody Allen hizo en la época de los 70. La película dirigida por este genio es un paseo de diversión por la historia de la literatura. Mágica, como debe ser todo en París.

Diálogos sutilmente inteligentes y románticos, la fantasía de la nostalgia, la magia que es posible en el cine del director que sabe encantar, aunque no todos sus películas son  precisamente encantadoras. Algunos la han llamado “un cuento de hadas”. Para los que estamos cercanos a la literatura, puede ser “un gran sueño hecho realidad”.

Mi amiga F dice que con Media Noche en París, Woody Allen sigue una saga que comenzó con Vicky Cristina Barcelona donde rinde homenaje a las ciudades que ama, a manera de despedida. Puede que sí, puede que no.

Para mí, fue un regreso a La rosa púrpura del Cairo, donde la felicidad estaba al liberarse de la pantalla. En Media noche en París, basta subirse a un auto para ir a sentarse en la mesa de algún cabaret con la intelectualidad bohemia de los años 20.

En una escena brillante un muy joven Ernest Heminway le comenta a Gil: “ningún tema es horrible si la historia es verdadera y si la prosa es limpia y honesta, y si manifiesta... valor y elegancia bajo presión”.

Woody Allen sí que sabe contar sus historias.

1 comentario:

  1. Qué bonito tu comentario, mejor no se podría haber dicho. Por eso me encanta que veas y recomiendes pelis! :-)))
    ¡Y me fascina que te haya gustado!
    Amo a Owen Wilson, la cadencia de su voz y cierta melancolía que se deja colar en sus gestos.

    ¿Qué sabes de Melancolía de Lars von Trier?
    Es mi meta verla este finde! :-) Abrazos!
    Hercy.
    PS: vi el corto de "No me ama". Me encantó. ;-)

    ResponderEliminar