martes, abril 17

Death Row (Bafici)

A veces tengo la impresión de que la voz de Werner Herzog podría hacer trascendental cualquier cosa, desde una revista de Condorito hasta un menú de un restaurante chino. Con sólo escuchar sus primeras palabras en Death Row supuse que se vendría algo que me dejaría pensando por varios días. Si se le agrega que el trasfondo de esta película tiene que ver con varios sujetos que están esperando ser ejecutados en el estado de Texas, presiento que se me vienen un par de semanas de intensa reflexión.


La historia es que Herzog estaba buscando un caso ideal para llevar a cabo Into the Abyss, su documental sobre la pena de muerte. Ese caso resultó ser un triple asesinato cometido en Conroe, Texas. Pero durante su investigación también entrevistó a los protagonistas de otros casos de pena capital y decidió realizar una miniserie de cuatro capítulos adicionales que llevaría por nombre Death Row. Una idea, un rodaje, cinco películas, muchas horas de lecciones de vida y muerte con acento alemán.

"Como alemán y viniendo de un trasfondo histórico de el de los Estados Unidos debo respetuosamente admitir mi rechazo a la pena de muerte". Con esta frase Herzog comienza cada historia mientras la cámara hace la breve caminata desde la celda de cada personaje hasta la mesa donde se aplican las inyecciones letales. Segun Herzog, la intención es transmitir al espectador esa sensación de saber que tu vida tiene fecha de vencimiento asignada, cómo vivir los últimos días de vida con eso en mente. Las descripciones de los espacios y de las emociones son exhaustivas y el sentimiento de enclaustro es palpable. En breve:  no es recomendable ver Death Row en días dificiles.

Mientras más lo pienso, creo que la voz de Herzog podría hacer trascendental lo que sea... Para muestra un botón. O más bien una bolsa...



-P-

No hay comentarios:

Publicar un comentario