jueves, abril 19

Eduardo Coutinho y las canciones (Bafici)

Desde que mi mamá se separó de su marido hay varias canciones que no puede escuchar sin sentirse mal. Son unas cuantas en realidad. Con sólo darle una pasada a mi memoria ubico en esa lista la discografía entera de Silvio Rodriguez, varias canciones de Ricardo Montaner y Manantial de Corazón de Yordano. De eso trata el nuevo documental de Eduardo Coutinho titulada As Canções. No, no del gusto musical de mi mamá, sino de cómo las canciones tienen ese potencial para transportarnos a distintos momentos en nuestras vidas, con toda la carga emocional que eso conlleva.

Todo transcurre, como en las últimas películas del documentalista brasilero, en un teatro. Coutinho entrevista a mas de 20 personas con su ya patentado método: hace que un equipo de producción ubique previamente a los posibles entrevistados y los cite en el teatro. Lo que presenciamos en cámara es el primer encuentro entre Coutinho y cada personaje, pero él ya sabe de antemano toda la información necesaria de cada uno.

Durante hora y media indaga acerca de las canciones que marcaron sus vidas y, en cada caso, les pide que canten estrofas o incluso las canciones completas. El resultado es una pelicula sencilla, pero cargada de emociones. No deja de asombrarme la capacidad que tiene Coutinho de ganarse la confianza de sus personajes, de sacar a relucir sus emociones. En una escena entrevisa a un sujeto que atesora una canción que su mamá solía cantar mientras cosía vestidos trabajando en casa. Trata de cantarla pero revienta en llanto inesperadamente. Logra recomponerse pero el momento ya quedó impregnado de sentimiento. Eso es lo que logra Coutinho.

Estoy seguro de que mi mamá hubiese sido un personaje perfecto en As Canções. Aunque, en realidad, ¿quién no tiene una canción que lo transporte?






-P-

2 comentarios:

  1. Muy buenas las palabras de Coutinho. Realmente siento que me identifico con el documental por el hecho de que las canciones en mí tienen un poder increíble de hacerme sentir bien o mal dependiendo del ritmo. Generalmente los documentales, para mí, son del tipo "peliculas en casa" porque es algo para reflexionar y quizás hasta poner stop y rebobinar.

    ResponderEliminar