domingo, abril 8

Melancholia


Todo puede pasar en Melancholia.

La más reciente película de Lars Von Trier, además de ser una joya estética, es una manera de reflexionar sobre nuestra relación con el mundo, con las demás personas y con nuestros propios fantasmas.

La melancolía, no es personal, es colectiva. Uno contagia al otro, así como se contagian los temores y la esperanza y Lars von Trier sabe como mostrarlo.

Kirsten Dunst y Charlotte Gainsbourg, la musa del director danés, encarnan dos personajes atormentados, cada uno a su manera, que se verán envueltos en la idea del “no retorno”; mientras Melancholia hace de las suyas.

Ganadora de 29 premios internacionales y 44 nominaciones más, no es una película Oscar. No hubiese sido posible con otro director, más comercial, menos onírico y soberbio. Lars von Trier, al igual que en Antichrist, me dejó días pensando en algunas imágenes impactantes y en la idea de que todos vamos al mismo infierno.




No hay comentarios:

Publicar un comentario